21 febrero, 2012

A ver si ya nos importa la educación

Por Luis Petersen Farah.-

Los resultados mexicanos, comparados con otros países de la OCDE, hablan de que es urgente seguir mejorando. En otras palabras, pasamos de panzazo. A ver si ya nos comienza a importar.

La mala noticia del fracaso de la educación puede ser buena: que se conozca y se comparta una preocupación. El documental De panzazo será, igual que las evaluaciones internacionales, muy importante para que la escuela tome el papel central que no le hemos querido dar: “Que el coraje nos mueva a resolver esta tragedia”.

Que nos mueva. No es por azar que algunos países tienen buenos resultados en las pruebas PISA de la OCDE. “Hay algunos principios comunes al éxito educativo”, comentan los expertos de ese organismo en Strong Performers and Successful Reformers in Education: Lessons from PISA for Mexico (2010).

Curiosamente, en estas lecciones para nuestro país, que ya he comentado aquí antes, los autores ponen en primer lugar la urgencia de situar la educación como algo valioso entre padres, maestros y ciudadanos. Para ellos es clave tener la convicción, compartida por todos los interesados, de que cualquier estudiante puede y necesita lograr buenos resultados en su aprendizaje: “Dar un valor alto a la educación es una condición para construir un sistema educativo de clase mundial. Quizá los países que no han tenido que vivir de la calidad de sus recursos humanos en el pasado, no lo lograrán a menos que sus líderes políticos expliquen por qué debe ser así ahora y en el futuro”.

Hay otras lecciones en ese reporte de la OCDE. Por ejemplo, establecer estándares ambiciosos; formar, seleccionar y retener mejores docentes, pues la calidad de un sistema educativo no puede exceder la calidad de sus maestros y sus directivos; contar con una organización en la que los maestros puedan desarrollar todo su potencial, o pasar de sistemas burocráticos y controladores a otros que den más peso a los directores de escuela y al profesorado.

Y no es imposible. Según ellos, los resultados de México en PISA muestran que el mejoramiento puede lograrse en relativamente poco tiempo. México progresó significativamente entre 2003 y 2009, sobre todo en matemáticas: es el país con el mayor incremento en ese periodo. Más aún, las enormes diferencias en el desempeño entre escuelas de todo el país, aun aquéllas con condiciones similares, muestran que los resultados no están limitados por razones socioeconómicas. Y muestran también que las escuelas mexicanas podrían aprender unas de otras.

Sin embargo, concluye el documento, los resultados mexicanos, comparados con otros países de la OCDE o con países con PIB per cápita similar, hablan de que es urgente seguir mejorando. En otras palabras, pasamos de panzazo. A ver si ya nos comienza a importar la educación.

FUENTE: http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9115485

Compartir

Articulos Relacionados