Breves reflexiones acerca de la evaluación

Captura de pantalla 2015-10-01 a las 17.01.40A efecto de ser más didácticos en este tema es útil recurrir a algún dicho popular cuya sabiduría a veces es más elocuente que las sesudas conclusiones y recomendaciones de los “dizque” gurúes televisivos de la educación o de los organismos intrusos en temas educativos.

En educación “no hay que confundir la gimnasia con la magnesia”, con lo cual quiero traer a colación lo que en algún otro texto ya apuntaba relacionado con la lamentable confusión de ámbitos en el sector educativo, e insistir en que sólo cuando el foco de la acción del sistema educativo se centre en el aprendizaje, superaremos los actuales niveles de calidad educativa.

Captura de pantalla 2015-10-01 a las 17.02.25

Para ejemplificar a qué me refiero recurriré a una analogía con el sector salud, en la que es claro que ni mandando capacitar a los mejores centros de formación médica a la totalidad de nuestros galenos; ni construyendo y/o equipando con los instrumentos más avanzados de la medicina moderna a nuestros hospitales; ni instrumentando una profunda reforma del sector salud; ni por ende, evaluando permanente y profundamente a todos los médicos cada semestre, cada año, bianual o quinquenalmente; ni con todo lo anterior se curará el Alzheimer, el sida, el asma, el ébola, la gripe, el resfriado, la polio, la diabetes, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, el lupus u otros padecimientos que hasta el momento son incurables. Captura de pantalla 2015-10-01 a las 17.02.38

Si bien es cierto que las acciones citadas en algo pueden ayudar a la cura de estas enfermedades, no existe evidencia empírica, ni científica de que sea así y es más probable que sea en el ámbito de la ciencia e investigación médica en el que se encontrará la cura.

En educación sucede lo mismo, ni la capacitación, construcción de escuelas, dotación de equipos, reformas administrativas y/o laborales como la actualmente mal llamada “reforma educativa”, como tampoco la evaluación de los docentes ocasionarán por sí mismas que mejore la educación. Esto sucederá sólo cuando se actúe en la ciencia y en la investigación educativas. Dicho de otra forma, “mientras no se atienda prioritariamente” los dos principales componentes de la ciencia educativa, la pedagogía (qué se enseña) y la didáctica (cómo se enseña), es muy probable que no se avance, sin importar que se evalúe (o no) a los docentes.

Captura de pantalla 2015-10-01 a las 17.02.52

Lo anterior no sólo debe funcionar en lo declarativo (artículo tercero constitucional), sino más allá, con el currículo oculto, con aquello que se enseña día a día en el salón de clases y  con las orientaciones que el sistema da a los centros educativos sobre lo que es importante en educación.

Todo pareciera que ha cambiado de foco, de lo sustantivo a lo instrumental, que si bien es indispensable para el acceso a los bienes de la cultura —como el lenguaje y la matemática—, distan mucho de reflejar los aspectos más finos y relevantes de la educación de calidad como formadora de individuos críticos y constructivos que sean un aporte a su familia, sociedad y entorno.

El segundo mito, muy relacionado con lo anterior, es el gran peso o valor que a la evaluación docente se le ha dado en últimas fechas, por encima del objeto mismo de la educación: los aprendizajes. Hablar de evaluación docente y de enseñanza de forma independiente o aislada del aprendizaje, es tanto como lo que dice otra máxima popular: “Poner la carreta delante de los bueyes”. El verdadero y único cometido del desempeño docente y de toda la acción educativa es lograr que los alumnos desarrollen los aprendizajes, habilidades o competencias esperados, lo demás es retórica, en el peor de los sentidos de la palabra.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

0 thoughts on “Breves reflexiones acerca de la evaluación

  1. Muy buen comentario acerca de la perspectiva REAL de la Evaluación Docente en México. Fortaleciendo lo anterior hacia estas renombradas reformas, el estado busca regresar 105 años antes del 2015 A LA PRIVATIZACIÓN de nuestros “derechos” – Educación, Trabajo Libre- .

    Me disculpo con mis estudiantes y los padres de familia, por que desde la creación de las reformas, me eh preocupo más por conservar mi labor docente (estudiando y preparándome para la Evaluación Docente) que por ejercer el verdadero proceso de enseñanza-aprendizaje a los estudiantes.

    *No encontré el autor(a) de dicha reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *