El impacto de las políticas culturales

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 19.03.49

A partir de la publicación del texto Historia de la formación de gestores culturales mexicanos emergen varios temas en torno al impacto que algunas políticas culturales han tenido en la vida cultural y académica del país. Consideramos pertinente la apertura de este tipo de espacios académicos para optimizar recursos y redimensionar alcances a partir del análisis de casos particulares.

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 19.04.58

La reciente proliferación de la oferta académica universitaria en gestión cultural no puede analizarse sin remitirse a un caso emblemático: el Plan de Actividades Culturales de Apoyo a la Educación Primaria (PACAEP).

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 19.04.46

El PACAEP fue el primer programa oficial de formación dentro del ámbito de la animación y promoción cultural, se ofertó desde la Secretaría de Educación Pública (SEP) en la década de los ochenta. A través de la Subsecretaría de Cultura y la Dirección General de Promotores Culturales, “se realizó un esfuerzo de capacitación para el personal de la SEP con la finalidad de ampliar su horizonte de acción en la labor de difusión de la cultura. A raíz de esta primera experiencia se evidenció que también existía personal dedicado a las labores culturales fuera del magisterio, esto amplió el radio de acción del programa a otras esferas dentro del terreno cultural” (Brambila y Márquez, 2002, p: 5). Esta experiencia está documentada bajo el título: “Formación de personal para el desarrollo cultural en México”, SEP, 1985.

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 19.05.16

A partir de 1983 se formaron 19 generaciones de profesores, para 1988, se habían capacitado a 29 mil profesores. Este plan dejó de funcionar en 2002, en 14 años de operación se capacitaron a 45 mil profesores. Los docentes formados en este programa son conocidos como MAC (Maestros de Actividades Culturales). Muchos de los docentes MAC actualmente se encuentran jubilados o en vías de jubilación; se cuenta con incipiente información de que algunos profesores se han integrado a la promoción y gestión cultural dentro de sus comunidades y en algunos casos a organismos públicos o privados.

Lee el artículo completo en la revista impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *