Rectores abordaron temas sobre el futuro de la educación superior en México

Las amenazas y oportunidades que impactarán el futuro de México y el papel de la educación superior en el país, así como la importancia de la colaboración entre las universidades, fueron los temas abordados durante el Taller “Nuestro futuro compartido: valores y visiones para la educación”, convocado por por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Tecnológico de Monterrey y Banco Santander, al cual asistió el Rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), doctor Juan Eulogio Guerra Liera.

Asistieron 24 rectores y representantes de universidades públicas y privadas de todo el país a este evento que durante dos días llevará a cabo las actividades en la Unidad de Seminarios “Ignacio Chávez” de la UNAM con la finalidad de alinear los valores para incentivar y fortalecer las colaboraciones de las universidades participantes y definir un conjunto compartido de valores y principios para el 2030, bajo la guía del Instituto para el Futuro, organismo reconocido a nivel mundial por su trabajo en conjunto con las instituciones educativas para ayudarles a planificar el futuro a largo plazo con el apoyo de herramientas prácticas de investigación y capacitación en técnicas de prospectiva para enfrentar cambios complejos y desarrollar estrategias para un futuro sostenible.

“Se están abordando los diferentes temas relacionados con la educación en México pero en una expectativa hacia el futuro, los principales retos y temores y coincidimos que en las universidades de nuestro país se le debe dar el valor e importancia a la educación, debe aplicarse una educación con competencias y valores; eso nos da gusto, que se coincida que lo que se hace en la UAS se está replanteando aquí”, expresó el Rector Guerra Liera.

Además del rector de la UNAM, estuvieron presentes el del Tecnológico Nacional de México, la Universidad Autónoma Metropolitana, Universidad de Guadalajara, entre otras, para abordar temas como la mecanización de la educación, el aspecto tecnológico e inteligencia artificial, e incluso los problemas climáticos que generarán complicaciones como desplazamiento de la población y la sustitución del trabajo humano por tecnología.

“Hay temores sobre el futuro, se parte de que la educación va a tomar un papel preponderante en el desarrollo de nuestro país pero hay incertidumbre en estos momentos sobre el aspecto presupuestal, de los diagnósticos de la educación y lo que vamos a tener que enfrentar en los próximos 10 años”, expresó el Rector de la UAS.

“Considero que es un taller que se debe repetir hacia el resto de las instituciones de educación superior, pero además nos ayuda a hacer sinergia, a comentar (…) es muy ilustrativo y nos permite compartir opiniones y perfilar un camino en donde se requiere la interrelación entre las instituciones, compartir investigaciones y la posibilidad de accesar a tecnologías”, opinó.

Guerra Liera agregó que en este Taller, al cual asistieron también el Secretario General Ejecutivo de ANUIES, maestro Jaime Valls Esponda y el director de Institutos Tecnológicos de México, doctor Enrique Fernández Fassnacht, se retoman los valores y la visión para la educación en México.

Consulta la nota completa en: Campus Milenio.

El conocimiento es el nuevo dinero: tienes que seguir aprendiendo cada día

Cuando Benjamin Franklin dijo que «una inversión en conocimiento paga el mejor interés», se olvidó de puntualizarnos a qué conocimiento se refería exactamente y dónde podía obtenerse. Sin embargo, en aquellas palabras subyace una verdad esencial cocinada en el actual contexto tecnológico y social: que el conocimiento tiene muchísimo más valor que el dinero. Más valor desde el punto de vista crematístico, pero también psicológico.

Así pues, si Franklin viviera ahora mismo, no solo repetiría su sentencia con más firmeza, sino que se entusiasmaría al conocer las posibilidades que ofrece la tecnología para desmonetizar los bienes y servicios.

Desmonetización

Gracias a la tecnología, la mayor parte de los productos y servicios que antes eran caros ahora resultan mucho más baratos y, en algunos casos, incluso son gratuitos. La gratuidad suele aparecer en aquellos productos que pueden digitalizarse (transformarse de átomos a bits), es decir, los productos susceptibles de un coste marginal próximo a cero. Por ejemplo, el buscador de Google, la enciclopedia Wikipedia o las miles de horas de entretenimiento audiovisual de YouTube.

En su libro Abundancia, Peter Diamandis, uno de los fundadores de la Singularity University, pone una serie de ejemplos de desmonetización, haciendo hincapié en el smartphone. Si bien parece un dispositivo caro, en realidad estamos empleando una contraparte un millón de veces más barata y mil veces más potente que una supercomputadora de 1970, y además nos ahorramos adquirir muchas otras cosas:

Cámaras, radios, televisiones, navegadores de Internet, estudios de grabación, salas de edición, cines, navegadores GPS, procesadores de texto, hojas de cálculo, estéreos, linternas, juegos de mesa, juegos de cartas, videojuegos, toda una gama de aparatos médicos, mapas, atlas, enciclopedias, diccionarios, traductores, manuales, educación de primera categoría, y la siempre creciente y variada colección conocida como el app store. Hace diez años la mayoría de estos bienes y servicios solo estaban disponibles en el mundo desarrollado; hoy casi cualquiera y en cualquier lugar puede tenerlos.

El coste de la energía también va a desplomarse en breve gracias a la mayor eficiencia de las placas fotovoltaicas. El transporte personal podrá compartirse gracias al blockchain y el de mercancías será autónomo. La inteligencia artificial asumirá muchas tareas automáticas que encarecen los servicios, tanto médicos como financieros o legislativos. La fabricación se democratizará gracias a las impresoras 3D y nos acabaremos convirtiendo en prosumidores (productores + consumidores).

Consulta la nota completa en: https://www.yorokobu.es/

Límites en la educación de los niños (disciplina)

¿Qué son los límites en la educación?

La importancia de los límites y la disciplina en la educación de los niños es fundamental para su adecuado crecimiento y madurez. Establecer límites sanos puede hacer sentir seguros a los niños en un mundo que no siempre es estable. Además, al ofrecer opciones dentro de los límites le permite al niño practicar cierto control de las situaciones en un medio seguro.

Los límites son como andadores que dan la seguridad y tranquilidad a los hijos de que son los padres quienes están lidiando con las situaciones que se presentan. Aunque es sumamente importante escuchar y validar las emociones de los niños, los padres tienen estar a cargo para crear un ambiente seguro y estable para sus hijos. Los límites son, podemos decir, como senderos ya trazados por donde pueden circular tranquilamente los hijos y con los que se les señala dónde está el peligro y dónde es seguro. En ausencia de estos senderos, se fuerza a los niños a empezar a trazar ellos mismos un camino, tarea para la el cual carecen de recursos.

Importancia de los límites en la educación

A partir de los 2 años de edad, los niños tienden a desarrollar un deseo de exploración y de pseudo-independencia, en el que quieren experimentar realizar las actividades de los padres: por ejemplo, el « yo solo », al querer lavarse los dientes él mismo, o querer amarrarse las agujetas ella sola. Si bien no es conveniente bloquear este impulso natural de los pequeños, es importante tener presente que dejarlos libres los coloca en posición de frustración constante: al no poder cepillarse bien los dientes, o no poder amarrarse las agujetas, los niños terminan desarrollando frustración e inseguridad con ellos mismos. Además, si los padres simplemente quitan los límites y dejan que el niño explore, lo exponen a peligros de manera imprudente. Por ejemplo, si al niño le es permitido soltarse de las manos y caminar solo en una calle transitada, corre el riesgo de sufrir un accidente al cruzar la calle.

La ausencia de límites ocasiona ansiedades y angustias innecesarias

Ahora bien, los límites, decíamos, son fundamentales porque ofrecen un pilar en el que los hijos se apoyan y desarrollan seguridad. Las reglas y los límites son la manera en que los padres ofrecen una estructura y le comunican a sus hijos que ellos saben qué es lo mejor para ellos. Esto les provee un marco de seguridad y tranquilidad que les permite simplemente despreocuparse y ser niños. Sin límites, los niños se ven presionados a cristalizar ideas sobre lo que es o no es mejor para ellos… Lo cual es sumamente importante pero a cierta edad, precisamente con la adolescencia. Al quitar los límites, los padres esperan que se mantengan en pie muchas formas, ideas, ilusiones, que simplemente todavía no están suficientemente maduras. La pseudo-libertad que gozan los niños que carecen de límites claros, no está libre de ansiedades y angustias innecesarias, y preocupaciones sobre cosas respecto de las cuales tiene pocos recursos para asimilar. Por otro lado, los límites también pueden suponer opciones para que los hijos elijan y ejerciten la sensación o el sentido de tener control sobre las situaciones, de manera segura, y con sentimientos de satisfacción por el logro. Por ejemplo, pueden « consultarle » si quiere arroz o espagueti, helado o pastel, etc.

Consulta la nota completa en: https://www.ryapsicologos.net/

Educar con actitud es parte del aprendizaje

La mayor parte de los alumnos aprenden más del “ser” que del “saber”, la actitud del docente se trasmite. Mientras más motivado este el maestro más activo estará el estudiantes, todo depende de la actitud que muestre el docentes en las aulas.

Trabajar la actitud desde una emoción adecuada es fundamental para iniciar una clase. El estudiante aprende más cuanto más motivado esté el docente.

Un maestro debe cumplir con ciertas características basadas en la humildad, la asertividad, una comunicación activa y confiable. Debe ser amigo de sus alumnos, tener un alto concepto de colaboración y de responsabilidad. Entender que el ser maestro no es un estado pasivo en el que se dicta una clase y se termina sin resultados.

Enseñar no es la clave, lo mejor es compartir experiencias en las aulas, los alumnos deben construir su propio conocimiento, eso garantiza el aprendizaje.

Procura conectar con la gente en las aulas, incentiva a tus alumnos para que no acudan a las aulas por buscar un título sino por encontrar su pasión. Un profesional que ama lo que hace nunca tendrá que esforzarse por demostrar que es bueno en algo, los resultados serán evidentes.

“Captar la atención del alumno es la clave para motivarlo”

El docente debe reconocer sus falencias, colocarse por encima de los errores y animar al estudiante a ser mejor.

Entender que está en constante crecimiento y siempre habrá algo nuevo que aprender y transmitir.

“No es tu verdad, es analizar todas las opciones que existan”

Consulta la nota completa en: Belenchis.com

Tus hijos no aprenden nada: la hecatombe del bilingüismo y otros dramas educativos

Detrás del mito de la Escuela como paliativo de todos los males se oculta una serie de actitudes y trapacerías que deberían llevarnos a pensar si realmente nos la tomamos en serio.

A menudo, muy a menudo, todo el rato y en toda ocasión, hay algún político que, preguntado sobre cómo solucionaría él un problema, dice muy serio: Educación. Inmediatamente comprendo que ese político no tiene ni la menor idea de cómo solucionar ese problema. Habrán notado que el comodín Educación vale para cualquier intangible, desde la violencia doméstica al machismo entero, pasando por la ecología, la xenofobia, la ética o la lectura. Lo que quieran se soluciona o se implanta con Educación.

Resulta que los niños y los chavales van al colegio o al instituto con la cabeza vacía, el alma virgen, y con un apañado hueco abierto más o menos donde antes estuvo la fontanela. Entonces el profesor coge el saber, la ética, los buenos sentimientos y se los mete por ahí al niño y salen las personas como queremos que sean, inalterablemente programadas.

Prueba de todo esto que digo es que, quien más quien menos, todos leemos unos cien libros al año. Qué remedio. En la escuela, el colegio y el instituto no pararon de decirnos que leyéramos, y ahora nos es imposible salir de casa sin un libro en cada mano.

Es normal, por tanto, que nos asustemos ante lo que sucede en las escuelas catalanas, donde manipulan a los niños y los hacen independentistas ya sólo con sacarles a la pizarra a pintar un lazo. Coge la tiza amarilla, nen, indica malévolo y triunfal el profesor. Y con eso ha creado un independentista de por vida.

Como, según parece, todo se arregla con Educación, pienso que es muy curioso que aún no se haya arreglado casi nada.

Cultura y Educación

Dijo muy bien Umbral cuando el PP unió por primera vez en un mismo ministerio Cultura y Educación que aquella mezcla era un disparate, pues la Cultura representaba exactamente lo contrario de la Educación. Aunque la idea parece juguetona, ingenio a tanto el kilo, yo la veo muy aplicable. Si algo nos defiende de que nos eduquen es la Cultura. Y, si algo entorpece que nos eduquen, es asimismo la Cultura. Asumamos por tanto que todo lo que no es escuela es Cultura.

Consulta la nota completa en: El Confidencial