Metco® promueve igualdad de género en su ámbito laboral

 

Desde su fundación, en 1993, Metco® tiene como valores fundamentales: la equidad de género, inclusión, respeto, igualdad, justicia y confianza.

En este mes y bajo la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, Metco® empresa 100% mexicana con 25 años de experiencia en la investigación, desarrollo y producción de endulzantes y edulcorantes, se distingue por fomentar desde su fundación la equidad de género e inclusión en todas sus vertientes.

Como prueba de ello, Metco® brinda oportunidades laborales con base en el talento de la persona sin distinción de género. Tan solo en la planta de producción, hay un total de 171 colaboradores, de los cuales 91 son hombres y 80 mujeres, en el corporativo hay 58 personas, son 22 hombres y 36 mujeres; incluso el cuerpo directivo formado por ocho personas, tres son hombres y cinco mujeres.

Bajo este precepto de fomentar la igualdad de condiciones laborales entre ambos sexos, Edurne Balmori, Directora General de Metco®, participó en la mesa redonda “Zurich: Girl Power”, a lado de tres mujeres líderes en sus empresas como:

Ivonne López, Head de PR and Communication GBM
Maribel Martínez, Directora Fundación Vero, Diego & Mía
Alma Rosa García Puig, Directora General de Cielito Querido Café.

El objetivo de este encuentro fue recoger las reflexiones de mujeres líderes, que compartieron sus pensamientos sobre la igualdad de oportunidades a las que aspiran y el papel de la sociedad para alcanzar la deseada igualdad real y efectiva.

“A lo largo de mi estancia en Metco® he podido constatar que la cultura de equidad en la empresa se plasma en las capacidades del individuo y no en sus condiciones de género. Esto, lamentablemente en México no se refleja, debido a que sólo el 18% de los puestos de alta dirección son ocupados por mujeres, por lo cual es vital que las organizaciones creen planes de carrera para que las mujeres crezcan y se visualicen en puestos de alto rango “señaló Edurne Balmori bajo el marco de la conferencia.

Para Metco® es importante crear y buscar espacios de desarrollo que impulsen una cultura de progreso, apoyando a las mujeres a lograr sus sueños; fomentando las condiciones y participación, tanto a nivel interno, como a nivel externo por medio de talleres de valor compartido y empoderamiento.

Despega PrepaTec rumbo a Houston al mundial de robótica de FIRST

 

La 28ª edición del mundial de robótica FIRST entrará a su tercera sede nacional en el Campus Laguna del Tec de Monterrey, rumbo al mundial a efectuarse en Houston, TX, del 17 al 20 de abril.

Laguna (22 y 23 marzo) será la última sede en México, luego de que los campus Monterrey y Santa Fe sirvieran de foro para las primeras dos finales nacionales. Hasta el momento, la delegación que representará a México en Houston está conformada por 11 equipos, de los cuales 9 son de PrepaTec, a los que se sumarán los de la competencia de Laguna.

FIRST (For Inspiration and Recognition of Science and Technology) es una organización sin fines de lucro establecida por Dean Kamen en 1989, cuyo objetivo es despertar el interés en jóvenes por la ciencia y la tecnología y el desarrollo de programas innovadores en beneficio de la comunidad.

“Destination: Deep Space” (Destino: el espacio profundo), es el título de esta edición de FIRST, que conmemora el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna.

Mediante el lema “More Than Robots”, FIRST es una oportunidad para que los alumnos potencien las capacidades formativas de PrepaTec: autogestión, trabajo colaborativo, comunicación, creatividad e innovación, pensamiento crítico, responsabilidad personal y social; con el fin de que se conviertan en líderes que enfrenten los retos del siglo XXI.

¿Cuándo? / ¿Dónde? La tercera competencia será en el Campus Laguna del Tec, el 22 y 23 de marzo.

Una mujer gana por primera vez el ‘Nobel’ de matemáticas

 

La estadounidense Karen Uhlenbeck se lleva el Premio Abel por sus revolucionarias investigaciones en la intersección con el mundo de la física.

Hace medio siglo, la estadounidense Karen Uhlenbeck, por entonces una joven y prometedora matemática, se puso a buscar un empleo, tras dos breves trabajos temporales como profesora en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y en la Universidad de Berkeley. “Me dijeron que nadie contrataba a mujeres, porque las mujeres debían estar en casa y tener bebés”, recordó en un libro en 1997. Hoy, la Academia de Ciencias y Letras de Noruega ha decidido conceder a Uhlenbeck el Premio Abel 2019, dotado con unos 600.000 euros y considerado el Nobel de las matemáticas.

“Apenas me lo puedo creer. Estoy profundamente agradecida”, ha explicado Uhlenbeck este martes a EL PAÍS en un correo electrónico. “Pertenezco a la primera generación de mujeres que podían esperar una progresión profesional. Quizá no igual que los hombres, pero las puertas ya no estaban cerradas. En las décadas de 1960 y 1970, cuando se eliminaron las barreras legales para avanzar, esperábamos que las mujeres y las minorías entrarían por las puertas y ocuparían el lugar que les corresponde, al menos en el mundo académico. Quedó demostrado que no era tan fácil, pero se ha conseguido un progreso tremendo, al menos para las mujeres. Las jóvenes matemáticas de hoy son un grupo de talento impresionante y diverso. Espero haber contribuido, a mi manera, junto a otras personas, a abrir estas puertas cerradas y a mantenerlas abiertas de par en par”, añade la galardonada.

“Soy matemática. Los matemáticos hacemos investigaciones exóticas, así que es difícil describir exactamente lo que hago en términos sencillos”, reconocía en el mismo libro de 1997 la científica, profesora emérita de la Universidad de Texas en Austin. Uhlenbeck, nacida en Cleveland hace 76 años, ha trabajado con ecuaciones en derivadas parciales, desarrolladas originalmente por la necesidad de describir fenómenos como el electromagnetismo, pero que ahora se utilizan en multitud de contextos, como el estudio de las formas del espacio en varias dimensiones.

Consulta la nota completa en: El País

No, el método Montessori no es “aprender jugando”

 

Sería bueno que los expertos en esta pedagogía vuelvan a los textos originales de la autora.

En educación, está muy difundida la creencia de que el método Montessori consiste en “aprender jugando”. Tanto se ha popularizado esa idea, que se puede leer, en la cuarta línea de la entrada sobre la autora en Wikipedia, que Maria Montessori “defendía que el juego es la principal actividad a través de la cual el niño lleva su vida durante los primeros años de edad.”

En 1911, un año antes de publicar su primer libro sobre su método, Montessori observó que los alumnos de la Casa dei Bambini que habían aprendido a reconocer las letras perdían interés por completo en los juguetes; se dio cuenta de que los juguetes eran un refugio en ausencia de un mayor reto para ellos. Fue cuando sacó definitivamente los juguetes de sus aulas. Sobre la cuestión de la finalidad del juguete, Montessori dijo que los niños aprenden de los juguetes cuando los rompen, y que no lo hacen por rabia, sino por curiosidad, para ver “lo que hay dentro”.

La pedagogía montessoriana es compleja, y todo esfuerzo para simplificar su propuesta sobremanera está condenado al fracaso. Su autora escribió 21 libros en diversos idiomas; los libros no fueron todos publicados en el idioma en el que fueron inicialmente escritos y las traducciones posteriores a menudo se hicieron partiendo de una segunda traducción.

Consulta la nota completa en: El País

Por primera vez en veinte años, miles de obras clásicas saldrán a dominio público en 2019

En 1886 las principales naciones del planeta se reunieron en Berna para debatir sobre los derechos de autoría. La cumbre estaba propulsada por un incipiente debate sobre la reproducción y comercialización de las obras artísticas, muy especialmente las literarias. El acuerdo alcanzado sigue vigente, con pequeñas excepciones, a día de hoy: una obra tiene copyright durante la totalidad de la vida de su creador y hasta 50 años después de su muerte.

Excepto en Estados Unidos.

El país, una rara avis para otras tantas convenciones internacionales (¿Cuántos kilómetros hay entre Los Ángeles y San Francisco? ¿Cuántos acres ocupa El Pentágono?), decidió mantenerse al margen. Sus leyes de copyright disfrutaban de un largo recorrido. Los derechos de autor aparecen someramente mencionados en su constitución, y desde principios del siglo XIX toda obra quedaba protegida durante primero 14 y después 28 años, extendibles.

En 1886 Estados Unidos decidió mantenerse al margen de lo acordado en Berna y continuar con su propia legislación. Su voluntario aislamiento pasó a mejor vida a mediados de los años setenta, cuando el Congreso armonizó sus leyes en sintonía con la Convención de Berna. Una década después, en 1988, pondría fin a un largo siglo de excepcionalidad legal. Pero entre tanto, ¿qué hay de las obras producidas entre 1886 y 1976?

Consulta la nota completa en: xatala.com