Aprender para ser el mejor nosotros mismos

pub_64

Nuestro punto de partida, para todo lo que proponemos como Mexicanos Primero, es el derecho a aprender. Entendemos este derecho – tal como está plasmado en la Convención sobre los Derechos del Niño – como lo que uno necesita y lo que uno quiere aprender. Continuar leyendo “Aprender para ser el mejor nosotros mismos”

Plataformas y recursos gratuitos para estudiantes de Administración y Gestión de empresas

Captura de pantalla 2016-05-24 a las 11.09.57 a.m.

Existen herramientas online y plataformas que son muy útiles para los estudiantes y profesionales de Administración y Gestión de empresas. Continuar leyendo “Plataformas y recursos gratuitos para estudiantes de Administración y Gestión de empresas”

Tumbando mitos sobre la enseñanza del inglés

Sin título

El pasado 26 de enero presentamos la primera parte del estudio “Sorry. El aprendizaje del inglés en México”, con los resultados de jóvenes egresados de secundaria en el aprendizaje del idioma inglés.

El resultado es devastador: 97% de ellos no alcanzaron el nivel de inglés previsto por la SEP para acreditar la secundaria, pero todos tuvieron en sus boletas una calificación aprobatoria de la materia. Ante este hallazgo, surgieron diversas reacciones en redes sociales, como Twitter: muchísimas de indignación, otras de propuesta y otras más en las que algunas personas expresan desconfianza de los beneficios del aprendizaje del idioma inglés o, peor aún, reproducen mitos que han evolucionado y se han arraigado en el colectivo. Aquí presento algunos de ellos y por qué creemos que debemos derribarlos:

1. ¿Cómo queremos que nuestros niños aprendan inglés si no saben español? 

En 1968, Robert Rosenthal condujo un experimento para saber si las expectativas de los maestros podían tener un efecto en el coeficiente intelectual de los estudiantes. De esta manera, hicieron creer a diferentes maestros en 18 salones de clase que 20% de sus estudiantes eran “dotados”. La verdad es que entre los estudiantes no había diferencia de coeficiente intelectual al inicio del experimento, de acuerdo a una prueba académica aplicada a todos. Al término del año escolar, la misma prueba fue aplicada y encontraron que aquellos estudiantes etiquetados como “dotados” obtuvieron mejores resultados y fueron descritos por sus maestros como “más felices, más interesados, más curiosos” que sus pares.

Las expectativas que tenemos de nosotros mismos o que la gente tiene de nosotros puede influenciar de manera positiva o negativa nuestro desempeño y lo que logramos (o dejamos de lograr). El paradigma de no aprender inglés porque no sabemos español reduce las expectativas que tenemos en nuestros niños y jóvenes. Si no esperamos que nuestros niños y jóvenes puedan aprender inglés al mismo tiempo que otras materias o, mejor aún, aprender otras materias en inglés -¿por qué no aprender ciencias naturales en inglés?-, estamos implícitamente deteniendo nuestro potencial.

Aprender una segunda lengua no limita, ni mucho menos reduce la comprensión de nuestra lengua materna u otros temas. Por el contrario, aprender una segunda lengua “enciende” partes de nuestro cerebro y construye una red cerebral más sofisticada (Doidge, 2007 citado por Mehisto, 2012). Existe evidencia que los altos niveles de bilingüismo están correlacionados con mejores habilidades cognoscitivas, que podrían apoyar el aprendizaje de otros dominios del currículo, como matemáticas (Mehisto, 2012). Es decir, aprender otro idioma podría ayudarnos a mejorar nuestro desempeño en otras áreas, incluyendo el español.

No rebajemos nuestras expectativas: si creemos que nuestros niños y jóvenes no pueden aprender inglés porque no dominan su lengua materna, estaremos estancados en un círculo mediocre donde sólo aprenden inglés aquellos individuos que creen que sí es posible ser bilingüe y que terminen pagando clases particulares para aprender lo que el Estado ha fallado en enseñar. Como dijo Henry Ford: “ya sea que creas que puedes o creas que no puedes, estás en lo correcto”. (Si quiere saber más, el capítulo 2.5 del libro “Sorry. El aprendizaje del inglés en México” hace un análisis más profundo del tema).

2. El idioma inglés representa una imposición sobre nuestra identidad nacional

El aprendizaje del inglés por imposición y con intención de abandonar o despreciar nuestra lengua materna es un ejercicio que debe repelerse. Sin embargo, el aprendizaje del inglés no se trata de imposición, sino de empoderamiento y activación. Aprender inglés nos permite comunicarnos más con el mundo. A través de la historia, observamos que la comunicación y el contagio de una lingua franca no es sólo por su conveniencia para transacciones comerciales, sino también por su empleo como un medio para aprender y comunicar ideas. Por ejemplo, el latín jugó un papel crucial para las revoluciones científica y de filosofía política de los siglos XVII y XVIII en Europa, mientras el italiano se consolidó como la lingua franca de la música de cámara, imprescindible para los grandes compositores, sin importar su lugar de nacimiento.

El presidente uruguayo José Mújica lo resumió en una frase: “el inglés no es solo el idioma que hablan los yanquis, es el idioma con que los chinos se entienden con el mundo y no podemos quedarnos fuera”. Si en México queremos aprender más del mundo y compartir nuestra cultura, historia y exigencias con el mundo, es necesario aprender inglés. Actualmente, 56% de los contenidos en Internet están en inglés y más de 2 mil millones de personas en 138 países lo hablan o lo están aprendiendo. Si queremos que existan más mexicanos estudiando en el extranjero, es necesario aprender inglés. Si deseamos que más personas en el mundo les interese lo que sucede en nuestro país, debemos sintonizar la conversación en inglés. Un país ensimismado, como el que tenemos hoy, sólo tendrá personas que no entienden el mundo y a quienes el mundo no entiende. (Si quiere saber más, el capítulo 2.1 del libro “Sorry. El aprendizaje del inglés en México” hace un análisis más profundo del tema).

3. Se pretende enseñar inglés para tener una fuerza laboral bilingüe, pero mal pagada

Al contrario, si nuestros niños y jóvenes aprenden inglés, pueden transitar a industrias de mayor valor agregado. En 2012, 52% de nuestras exportaciones se concentraron en los sectores de maquinaria eléctrica, energéticos y vehículos. Estos mismos sectores registran algunos de los peores desempeños del idioma inglés en el mundo (Business English Index, 2013). En cambio, industrias de mayor valor agregado y que requieren comunicación en inglés, como la farmacéutica y la aeroespacial, representan apenas 2% de las exportaciones mexicanas. En México estamos atrapados en la trampa del ingreso medio (Foxley, 2012). Ensamblamos materias primas de otros países, pero no desarrollamos nuevos bienes y servicios, en gran parte por nuestra falta de competencia lingüística en inglés.

Hoy en México, uno de cada dos trabajos con salario superior a 50 mil pesos mensuales requieren el dominio del inglés. La escuela pública como herramienta para emparejar el terreno está fallando en no enseñarlo. Podemos seguir dejando que el inglés lo aprendan los que pueden pagar por clases particulares o viajes al extranjero, pero no nos sorprenda después que sean esas mismas personas las únicas que puedan pagar, a su vez, por la enseñanza del inglés a sus hijos, prolongando la situación de inequidad del día de hoy. Aquí es donde la escuela pública tiene un pendiente: después de invertir más de 30 mil millones de pesos en los últimos cinco años, la escuela pública produce resultados mediocres respecto al aprendizaje del idioma inglés. Convertir la escuela pública en el centro transformador de nuestra sociedad significa poner la escuela al centro para que las niñas, niños y jóvenes vayan a aprender y puedan aspirar a mayores logros. (Si quiere saber más, el capítulo 2.4 del libro “Sorry. El aprendizaje del inglés en México” hace un análisis más profundo del tema).

Estos y más mitos son los que debemos derribar en México. No sólo están en el aprendizaje del inglés, sino en áreas como ciencias, matemáticas y lectura. Uno a uno tenemos que irlos derribando para tener un país que se comunique con el mundo y aprenda con él.

Consulta la nota en: Animal Político

 

Últimas Noticias

Aprender para ser el mejor nosotros mismos

Nuestro punto de partida, para todo lo que proponemos como Mexicanos Primero, es el derecho a aprender. Entendemos este derecho – tal como está plasmado en la Convención sobre los Derechos del Niño – como lo que uno necesita y lo que uno quiere aprender.

Plataformas y recursos gratuitos para estudiantes de Administración y Gestión de empresas

Existen herramientas online y plataformas que son muy útiles para los estudiantes y profesionales de Administración y Gestión de empresas.

Tumbando mitos sobre la enseñanza del inglés

El pasado 26 de enero presentamos la primera parte del estudio “Sorry. El aprendizaje del inglés en México”, con los resultados de jóvenes egresados de secundaria en el aprendizaje del idioma inglés. El resultado es devastador: 97% de ellos no alcanzaron el nivel de inglés previsto por la SEP para acreditar la secundaria, pero todos […]

Spiderman dicta clases en México

Un maestro es la estrella en la Universidad Nacional Autónoma de México, pues imparte clases en la Facultad de Ciencias desde el 2014 disfrazado como el Hombre Araña.

Wattpad, aplicación para escritores.

Plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro… la clásica triada de labores para realizar en la vida. Pero, ¿qué sucede si el libro que escribimos no resulta atractivo para los editores a los que lo proponemos?