Así se enseña sin asignaturas, sin libros de texto y sin exámenes

Un día de clase en el colegio concertado de El Clot, en la ciudad de Barcelona, uno de los centros de los jesuitas catalanes que han cambiado su metodología, han tirado tabiques y tarimas y en las clases priman los proyectos y el trabajo en equipo. Las clases magistrales han sido reducidas a la mínima expresión, “el maestro ha dejado de ser el que todo lo sabe, ahora acompaña y guía al alumno”.
El Clot España biblioteca niños

En el colegio católico concertado de El Clot, antiguo centro de reunión de los trabajadores de la metalurgia durante los años 70 en Barcelona, los curas hicieron la revolución el pasado mes de septiembre. Se cargaron los libros de texto, la semana de exámenes finales y el tradicional esquema de asignaturas, derribaron tabiques y tiraron a la basura las tarimas. Los viejos pupitres de color verde pálido fueron reemplazados por sillones chill out. Modernizaron todo, hasta los crucifijos. Ahora son de una sencilla madera nórdica y ha desaparecido de ellos la figura del Cristo agonizante.

Al séptimo día descansaron y se encontraron con que habían instaurado en las aulas una especie de teología de la liberación (más bien habría que llamarla pedagogía de la liberación), con un aprendizaje basado en el trabajo cooperativo que huye de verdades absolutas y plantea preguntas abiertas en un barrio de inmigrantes y familias humildes.

El ruido, por ejemplo, es frecuente en el aula. Los maestros no mandan callar. “Si estuvieran en silencio, no habría trabajo en equipo”, explica Jordi López, uno de los tres profesores que tienen los 43 alumnos de 5º de Primaria B. A su espalda, cuatro niños de 10 y 11 años consultan el portátil subidos a una grada, mientras otros tres ponen pegamento en una cartulina desplegada en una mesa circular y dos más diseñan un coche teledirigido repantingados en un sillón. Se sientan como quieren. “Se autogestionan”. Es una clase, pero todo el mundo dice que aquello parece Silicon Valley.

Queremos que el estudiante sea el protagonista del proceso de aprendizaje.

Con las ideas renovadoras del Papa Francisco y una larga tradición de excelencia educativa a sus espaldas, los jesuitas han emprendido un cambio radical en Cataluña. El nuevo método pedagógico se ha puesto en marcha este curso de forma piloto en tres centros concertados (dos en Barcelona y uno en Lérida), pero la intención es ampliarlo en los próximos cinco años a los otros cinco colegios que tienen en la comunidad autónoma. En total, la reforma afectará a 13.000 estudiantes.

En El Clot, centro de unos 2.000 alumnos con mucha tradición de FP, sólo se ha implantado de momento en dos cursos -5º de Primaria y 1º de la ESO- y sus muros centenarios albergan una suerte de esquizofrenia arquitectónica. Por un lado están los pasillos mal iluminados forrados de madera oscura que llevan a aulas de las de antes, con todos los alumnos en ordenadas filas de cara a la pizarra, pendientes de la explicación del profesor. Sólo el docente habla y los demás escuchan. Sobre ellos, los alargados tubos de neón.

Por otro lado están las zonas nuevas: clases de 120 metros cuadrados con paredes y puertas transparentes, lucernarios y despachos integrados en el mismo espacio. Todo es diáfano, de colores alegres, y hay gradas y pufs donde los críos pueden trabajar o escuchar una explicación. Las mesas están agrupadas de cuatro en cuatro. Donde antes había un profesor por grupo, ahora hay tres. “El seguimiento de los alumnos es mucho más exhaustivo. Observamos en cada momento cómo se relacionan y trabajan”, dice López. Eso sí, “el maestro ha dejado de ser la figura del que todo lo sabe, y ahora es el que acompaña y guía al alumno”. “Queremos que el estudiante sea el protagonista del aprendizaje”. ¿Cómo lo logran? A partir de los proyectos.

El inicio del día

La clase comienza a las 8.45 horas con el “inicio del día”, momento en que los maestros, con micrófonos inalámbricos, explican indistintamente en catalán, castellano o inglés lo que van a hacer durante la jornada. Antes, cada hora correspondía a una asignatura. Ahora, aunque perduran algunas materias tradicionales con su horario cerrado (Matemáticas, Educación Física o Música), la mayoría de las cosas se hace en proyectos en los que las competencias se adquieren de forma transversal. Por ejemplo, en 1º de la ESO B (12 y 13 años) están con un proyecto de 30 horas sobre las primeras civilizaciones. La Lengua la aprenden a partir de los jeroglíficos y los escribas; las Naturales, estudiando el Nilo; las Sociales, con cronogramas… Todo se remata con una obra final concreta; en este caso, hacen una revista.

Al inicio de cada proyecto, los profesores reparten un folleto en el que se explica lo que van a estudiar -el de las nuevas civilizaciones está en inglés- y las preguntas que van a tener que saber responder los alumnos al final, así como la equivalencia de cada contenido con el currículo oficial que establece la Lomce. Los materiales didácticos han sido elaborados por los propios profesores y sólo en Inglés y Francés siguen usando el libro de texto.

‘En mi otro colegio era el chulo de la clase. Aquí soy yo mismo y tengo ganas de trabajar’
Las clases magistrales han sido reducidas a la mínima expresión (en torno al 5% del tiempo) y lo que predomina es el trabajo en equipo. Tienen los proyectos, pero también otro programa en el que los alumnos se dedican a investigar en función de sus intereses. En 5º de Primaria, los chicos realizan desde experimentos con bicarbonato sódico hasta la programación de una visita a un centro de terapia para autistas. En 2º de la ESO, unos hacen una obra de teatro, otros un taller de repostería, otros aplicaciones para teléfonos móviles, reportajes de fotografía, diseño de moda…

“Es darles un espacio para que ellos puedan aplicar por sí mismos las herramientas que les hemos dado en clase”, detalla la profesora Carme Jarque, de 1º B, mientras supervisa en cuclillas a un grupo de chicas. Miquel Casanovas, docente de 1º A, recalca los buenos resultados que se producen cuando los alumnos se evalúan unos a otros. Los deberes, siempre que se puede, se hacen dentro del horario lectivo.

¿Y los críos qué opinan? “Me gusta esto, porque reforzamos los vínculos con los compañeros. Si haces mal tu trabajo individual, el grupo sale perjudicado. Antes unos días venía bien y otros sin ganas. Ahora vengo muy contento porque hacemos algo diferente”, cuenta David Ortiz, de 13 años.

Oriol Jarod, de su curso, reconoce que en su anterior colegio no quería asistir a clase. “Fingía que me dolía algo para no ir. Cada día era una pesadilla porque siempre yo era el malo. Me veían como el chulo de la clase. Aquí soy normal, soy yo mismo. Este año tengo ganas de hacer el trabajo”.

Las razones del cambio

En realidad, todo este cambio empezó precisamente por eso, por la falta de motivación que comenzaban a experimentar los alumnos al inicio de la adolescencia. Los críos se aburrían. Los profesores y los padres lo notaban. Nadie estaba muy contento.

“Al entrar en Secundaria los alumnos desconectaban, ya no era éste el lugar mágico de descubrir el conocimiento”», recuerda Josep Menéndez, director adjunto de la Fundación Jesuitas Educación. “En 5º de Primaria se notaba un bajón, porque tenían muchos deberes y muchas extraescolares. Venían desmotivados y cansados”, añade López.

¿Qué ha ocurrido con el nuevo sistema? “Aún no se pueden sacar conclusiones sobre resultados académicos, pero vemos un cambio muy notorio en la actitud de los alumnos; hay más predisposición al aprendizaje. Además, el conflicto ha bajado espectacularmente. Los profesores dicen que es porque el nivel de interés es mayor: el conflicto viene por el desinterés”, responde Menéndez.

En 2009, los jesuitas se pusieron manos a la obra. Preguntaron a unos y a otros sobre cómo sería la escuela ideal del futuro. El 68% de los profesores pedía un cambio y llegaron a reunir 56.000 ideas, la mayoría de los alumnos. Copiaron cosas de centros de Alemania, Holanda y Dinamarca, de los colegios Montserrat de Barcelona y Padre Piquer de Madrid. De todo eso sale ahora una pedagogía propia resultado de mezclar la teoría de las inteligencias múltiples con el aprendizaje basado en problemas, el trabajo colaborativo, unas Matemáticas en las que priman el juego y los escenarios reales y un refuerzo de la ortografía y de la expresión oral.

“En España, los chicos, en general, saben escribir bastante bien, pero, cuando lo tienen que explicar, les da vergüenza. El día de mañana van a tener que hablar en público, esto es importantísimo”, apunta Nadia Carreño, profesora de 1º B. Los estudiantes tienen que exponer en cuatro lenguas sus proyectos ante toda la clase, y esa presentación oral es evaluada.

La evaluación

¿Cómo se pone nota a todo esto? “No hay época de exámenes. Han desaparecido en el sentido de instrumentos de evaluación. Se ha acabado eso de tener cinco días de pruebas al acabar el trimestre y que cuenten entre el 40% y el 60% de la nota”, afirma Menéndez. Ahora los exámenes representan, como mucho, el 20% de la calificación final y el resto procede de la evaluación diaria a partir de los trabajos individuales y de equipo.

Los docentes trabajan con rúbricas de evaluación, mecanismos pautados de observación que tratan de dar resultados objetivos. De ahí resulta un boletín de notas trimestral que expresa, por un lado, el nivel de las competencias adquiridas por el estudiante y, por otro, su traslación mediante un algoritmo a las asignaturas tradicionales con las clásicas notas de insuficiente, suficiente, bien, notable o excelente.

“Los exámenes no van a servir para nada en el futuro”, sostiene Menéndez. “El sistema de oposiciones tiene los días contados. El mundo va a ser más complejo y se van a necesitar personas que sean capaces de relacionarse y comunicarse, que sean competentes, comprensivas, conscientes y comprometidas”.

Algunos críos dicen que volverían al sistema anterior porque les resulta “complicado” trabajar en equipo, otros confiesan que sus hermanos mayores les chinchan diciéndoles que su colegio “es un chiquipark donde no se aprende nada”, pero la mayoría está muy contenta y dice que se esfuerza y trabaja más que antes. Lo mismo opinan los profesores y los padres.

Fuente: El Mundo
Foto: El Clot

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *