¿Cómo debe ser un director educativo?

El periódico The Journal propone estas 7 competencias y habilidades necesarias para ser un gran director de escuelas o institutos.
director escuela
1. Crear una atmósfera que inspire la innovación

Robert Farrace dice que guiar la cultura del centro educativo es una de las funciones más importantes de un director. Por desgracia, también es una de las cosas más difíciles. Muchos directores están atrapados en la pregunta: “¿Cómo puedo hacer que este centro educativo sea como yo me he propuesto el día de mañana?”. Pero, sin embargo, ¿cómo vamos a mover un conjunto colectivo de creencias y valores acumulados durante años y generaciones? ¿Qué pasos vamos a dar para permitir la innovación y el cambio? La ciudanía responsable y el aprendizaje permanente deben estar entre nuestras prioridades a la hora de fomentar habilidades y competencias a desarrollar entre el alumnado y el profesorado, como explica Patrick Larkin: no podemos enseñar, precisamente, a ser ciudadanos responsables a los adolescentes sin prestar atención al buen uso de la tecnología y al concepto de ciudadanía digital.

2. Fomentar la colaboración

La docencia ya no es una profesión aislada. Los docentes están constantemente trabajando colaborativa o cooperativamente (según el caso), a diferencia de lo que sucedía años atrás. Antes, la enseñanza era algo aislado. Podíamos cerrar la puerta del aula y hacer las cosas “a nuestra manera”; es más, si no hablábamos con otros profesores a lo largo de la jornada, casi era una ventaja. Parece que ahora el equipo directivo empieza a jugar un papel de liderazgo en la colaboración dentro de los centros educativos

3. Estar abiertos a nuevas ideas

La tarea de dirigir una escuela o un instituto es, hoy en día, demasiado colosal como para emprenderla sin la colaboración de todo el equipo docente y la comunidad educativa. Las buenas ideas pueden venir de cualquier parte, y hemos de estar atentos. Todo el personal del centro ha de estar involucrado y demostrar que valoramos sus aportes: ha de existir retroalimentación, innovación y visión de metas comunes. Las buenas ideas han de convertirse en burbujas que todo el centro apoye y haga crecer.

4. Se, tú mismo, un aprendiz conectado

Muchos directores temen parecer ignorantes al admitir que hay algo que no saben. Especialmente inspiradora de temor es la tecnología. Lo irónico de todo esto es que estas personas tienen un largo historial en el que han dirigido iniciativas de las que seguramente no tenían un asombroso dominio (por ejemplo, necesidades educativas especiales, alfabetización, inmersión lingüística, acogida, etc.)

Los equipos directivos no necesitan y, habitualmente, no tienen el conocimiento técnico específico de estos proyectos, pero no está mal admitir que no se sabe todo, sino comprometerse con las iniciativas positivas para el centro educativo en todo su conjunto y la puesta en común de los aprendizajes de unos y otros. Ese compromiso es a lo que nos referimos con “aprendiz conectado”: los equipos que están haciendo un buen trabajo en la dirección de la implementación de las nuevas tecnologías en las aulas se caracterizan, a menudo, por ese rasgo.

5. Localizar y proporcionar los recursos adecuados

¿Qué hacemos exactamente? Lo principal es que nos comprometemos a preparar a los estudiantes para el mundo en el que están entrando, que implica una mayor inmersión en las TIC y las redes. Esto implica entornos de aprendizaje 1:1, tecnologías de conexión, colaboración y una metodología adecuada, y no tanto ir a la Conserjería de Educación a pedir un iPad para cada alumno. Tu misión es declarar los objetivos y señas de identidad de tu centro educativo y saber que estamos en el siglo XXI, con nuevas herramientas que requieren nuevos modelos.

6. Correr riesgos

El esfuerzo por asumir riesgos controlados es una gran habilidad de los buenos equipos directivos. Está bien ir un paso más allá, buscar oportunidades y abrir nuestra mente. La pregunta es: “¿Qué podría salir mal? ¿Cuál es el peor de los riesgos que corremos? ¿Merece la pena?”. Tras valorar estas cuestiones hemos de tener la iniciativa que, como directores, se nos presupone. ¿Cómo podemos anticiparnos a los problemas generados por esta innovación? Estas cosas sólo son obstáculos, a los que podemos tomar ventaja y esquivar.

7. Un enfoque visionario

El trabajo que hacemos debe tener una visión de largo alcance: en nuestro escritorio se curzan demasiadas cosas todos los días. ¿Qué puede contribuir al aprendizaje y progreso generalizado de nuestro alumnado? Poca gente conoce mejor que tú tu centro educativo: las cosas en las que hemos de centrarnos en cada momento, los modelos y referentes a seguir, las metas que nos hemos fijado para el profesorado y para los alumnos.

Fuente: Escuela 20

10 thoughts on “¿Cómo debe ser un director educativo?

  1. Desde que desapareció la carrera docente, pedagogía, gestión educativa y se nombra como director a todo aquel que pase el examen del icfes sin ser maestro, convirtiėndose en un gerente que sólo mira resultados númėricos, todo cambió en las instituciones educativas. Entonces como pedirle peras a un manzano?

  2. Falto como capacidad, el dejar de dirigir la escuela como si fuera una casa. Todos los profesores en un plantel tienen los mismos derechos y obligaciones. No se debe privilegiar con horarios bien planeados o sin darles actividades a unos cuantos amigos del círculo cercano.

  3. Pésima ortografía… “pero, sin embargo”, “Se, tú mismo” (sic).
    Qué lástima que los que enseñan y los que enseñan a los que enseñan tengan una formación tan limitada.
    Antes de enseñar, aprendan… ¡neófitos!

  4. QUE SE HACE CUANDO LOS DIRECTIVOS OCULTAN LAS IRREGULARIDADES DE ALGUNOS DOCENTES QUE NECESITAN LA AYUDA DE UN PROFESIONAL DE LA SALUD =PSICÓLOGO Y SIGUE MALTRATANDO A LOS NIÑOS Y EL MINISTERIO NI SE DA POR ENTERADO POR QUE LAS UGELES CON EL CÓDIGO DE APOYAR AL DOCENTE Y DIRECTIVO NO PASA NADA.

  5. Entre todas las propuestas de competencia y habilidades, el director debe ser LÍDER en el aspecto pedagógico, gestión institucional, económico y política educativa (propia). Todas ellas basadas en uno currículo propio (contemplado en el PEI) y con ejercicio autónomo en los aspectos señalados. Adicionalmente, tienen que rendir cuentas a la comunidad. Promocionar productos con VALOR AGREGADO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *