El otro enfoque de la educación financiera

Nadie duda que la educación financiera sea la llave para que las personas logren sus metas y alcancen su libertad financiera. Sin embargo, no cualquier tipo de educación puede generar estos cambios.

educacion-financiera

Sólo una con visión a futuro —que pase de conceptos básicos como el ahorro, para promover la inversión y el emprendimiento— podrá hacer que los ciudadanos creen su propia abundancia. Y precisamente ese tipo de enseñanza es la que habrá en la Expo Educación Financiera, a realizarse los próximos días 22 y 23 de noviembre en el World Trade Center.

Para Ana Cortés —organizadora del evento y CEO de Creadores de Éxitos, empresa especializada en educación financiera— la intención de la exposición es que la gente acceda a información que normalmente no tiene. Incluso en programas de educación financiera impartidos por el gobierno o la banca, los contenidos “son muy básicos”.

“Nosotros no hablamos de ahorro o afores, hablamos de inversiones”, dijo, enfatizando un siguiente nivel en la enseñanza sobre el dinero, pues a su parecer han sido años de educar con lo mismo y el resultado es que la economía mexicana no cambia, pues sus ciudadanos no lo hacen.

NUEVO ENFOQUE, NUEVOS CONCEPTOS

El primer cambio que debe generar la educación financiera es en la mentalidad de cada persona, pues ésta, y sus ideas preconcebidas, es la que determinará las cifras que lleve uno en su cartera o que le reporten sus cuentas.

“El tipo de economía que tenemos es por nuestra mentalidad. Una sociedad que piensa en escasez crea una economía de escasez y luego vienen políticos que administran la escasez”, comentó.

Antes de mostrar términos como ahorro o el crédito, la función de la educación financiera es lograr la libertad financiera del individuo. Esta libertad es simplemente crear un estado en que los activos generados por cada uno —sean trabajo, negocios, acciones o bienes raíces— alcanzan para pagar sus pasivos, sus gastos cotidianos.

Pero sin la educación adecuada, la mayoría de la gente no busca libertad financiera, busca elevar su calidad de vida, gastando su dinero. Para Cortés, “así no se puede lograr la libertad, porque ganan un poco más de dinero, suben su calidad de vida, aumentan sus gastos” y vuelven justo donde estaban, a la sensación incómoda de que el dinero no alcanza.

La situación debe ser al revés. Hay que utilizar el dinero y las habilidades de uno para generar activos, porque son esos activos los que darán la calidad de vida.

Otro concepto por aprender es la abundancia, su diferencia con la riqueza. Ser rico es lo que mucha gente busca y es la simple acumulación de cosas, define Cortés. Por el contrario, la abundancia es más un modo de ver la vida, en el cual pueden surgir oportunidades para crecer financieramente al aprovechar lo que da el entorno.

“La abundancia es más una paz interna que permite ser agradecido en cualquier situación de la vida”, explica y nuevamente dirige la esencia de la educación a la mentalidad, no a saber usar herramientas de ahorro o interpretar cifras.

Al final, la educación financiera no debe recaer sólo en la banca o el gobierno, sino en las mismas personas. Tampoco debe ser sólo el uso de herramientas. Se debe enseñar a pensar, pues “todo el mundo quiere 5 pesos más en su bolsa, y todo el mundo quiere aprender a manejar esos 5 pesos. El dinero determina demasiadas cosas en nuestra vida, como para no aprender cómo usarlo”, concluyó Cortés.

Fuente: ElEmpresario.mx

Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *