Proteger al niño, que no sienta fracasar en los estudios

Por Blanca María Donald Buil | Comunidad az4_nino_sueco
¿Qué es en realidad el fracaso escolar?

El fracaso escolar es la designación que se le da al alumno que no supera los cursos escolares, que por edad, le ha de corresponder…

El año escolar es desde el uno del primer mes del año, al treinta y uno del último mes del año.

Cuando se pasa de los 16, la diferencia no es tan evidente como en niños con edades inferiores, la madurez es distinta en los nacidos a principios de año, a los nacidos a finales. Es un factor de muchos, a tener en cuenta.

¿Por qué se dice que un niño fracasa en los estudios?

Grandes preguntas…

En realidad, el fracaso no es del niño, pues el que un tipo de enseñanza, no le quede lo suficientemente clara, las materias, que se ha dispuesto tienen que asimilar, no es culpa del alumno que ese aprendizaje pueda llegar a unos y a otros no.

Quién dispone que la enseñanza sea de esta manera, o de otra, por lo menos aquí en España, cada vez que se cambia de partido, ha de cambiar esa manera…

Es muy fácil echar la culpa a una persona en desarrollo, de no aprender como dicen que debe. ¿Realmente ha de ser de la manera estipulada por personas que están tan alejadas del auténtico entorno de desarrollo?

Vamos a intentar entender, pues a cada paso, surge una pregunta.

Primero, si todos los niños no son iguales, y dependiendo del ambiente, todavía las cosas pueden resultar más complicadas, ¿por qué se ha de enseñar lo mismo, más o menos de la misma manera en todas partes?

Allí empieza el auténtico problema.

El docente que está en clase, por los recortes ahora más masificadas las aulas, lo tiene muy complicado para hacer que todos y cada uno de sus alumnos aprendan de igual modo y manera.

Cuando uno es padre de más de un hijo, se da cuenta, a pesar de intentar llevar el mismo tipo de educación y atención, qué no son iguales, el aprendizaje es distinto, uno tiene unas inquietudes y aptitudes distintas a sus hermanos, incluso la manera de aprender lo mismo, no es la misma.

En poco tiempo, en España, se ha cambiado el sistema de la enseñanza varias veces, los profesores, asociaciones de padres, y alumnos, no suelen estar conformes con los cambios, pues no se les tiene en cuenta, se limitan a intentar decir la suya, el partido que toca.

“Ley Orgánica (LOGSE) de 1990 (LOCE) de 2002 (LOE) de 2006 (LOMCE) de 2013”

Si se tuviera en cuenta el colectivo que está cada día trabajando, observando la manera de aprender de los alumnos, que ese momento les toca, las cosas serían muy diferentes, pues los maestros se tendrían que implicar de muy distinta manera, haciendo que los padres también interactúen de alguna forma, ya que en el aprendizaje es básico que los padres o tutores, se impliquen en mayor o menor grado, que los niños vean interés por todos lados.

Esto es algo difícil, pues se tiene el convencimiento que la enseñanza ha de ser unilateral, o sea, sólo de un lado, para eso está el colegio.

Es un error de conceptos, la educación no es sólo alimentar, conseguir un comportamiento más o menos adecuado, y que el niño vaya por libre.

No es fácil, desde algunos ambientes, ni entender ni aceptar esa implicación, pues trae muchos problemas.

Por eso es tan importante, que desde los centros escolares, esto lo tengan muy claro, y de alguna manera, buscar la fórmula de suplir algunas carencias de los tutores legales.
Cómo conseguir que los padres vean la necesidad de implicarse tanto como los colegios

Ahora, nos vamos a centrar, en todos aquellos padres que tienen ese interés en saber por qué su hijo no rinde como sus compañeros, o como sus hermanos.

Entendiendo que no es culpa del niño, podremos encontrar la manera de buscar ese interés por aprender, sobretodo, según qué materias, que parecen no gustar al alumno.

Si se empiezan a omitir roles establecidos vengan de donde vengan, se verá que la enseñanza es mucho menos complicada, que llevar a un niño a un centro, donde ha de aprender, lo que por ley dicen que toca, ya que por edad, es el nivel al que ha de llegar.

Sabiendo que el sistema funciona de esta manera, de momento no se ha de ir en contra, pues es más sencillo buscar la manera de que nuestros hijos lleguen a todo, sin que por ello suponga un suplicio a ninguno de la familia.

Lo que sí toca, es buscar las ganas por aprender, pues es un instinto del niño, todo lo preguntan, entonces, ¿por qué no terminan de aprender en el colegio?

Muchos pueden ser los factores, no podemos centrarnos en todos, ya que se podría decir, que hay tantos como niños y familias existen.

Con lo que, los padres, si es posible, junto con el docente, han de buscar la manera de que el niño muestre inquietud por la materia, por el aprendizaje.

Buscando, sobretodo, en la primera etapa, juegos que les resulten interesantes.

Ejemplo: Hay niños que cuando escuchan un cuento, les gusta la manera que está narrado, los atrapa, incluso sin querer se lo aprenden de memoria, con las canciones les pasa lo mismo. Con lo que una manera, podría ser, intentar explicarle la materia como si de un cuento se tratara, o buscar un tono de canción y adaptar algo que se han de aprender de memoria. Otros, cuando ven colores, les llama la atención, con lo que hacer fichas de distintos colores, con la materia que han dado en clase, o las letras, números más grandes y de diferentes colores. Otra sería con dibujos, incluso que ellos mismos dibujaran lo que están aprendiendo. Ir buscando lo que parece gustarles. Sobre todo, que implique mucho juego. El jugar a estudiar es muy importante, pues al contrario de lo que pensamos, los juegos forman parte de todo aprendizaje. Entender que los niños se toman los juegos muy en serio, es saber que el aprendizaje es algo serio, que no lo verán como algo frívolo, sino como una experiencia a tener en cuenta y con un gran valor.

Si nos fijamos, cuando nuestro hijo juega con algo que le gusta mucho, y se le estropea, se disgusta muchísimo, es un auténtico drama, restarle importancia, es lo que se suele hacer, otro gran error, pues el niño aprende a no valorar nada de lo que tiene, luego llega la frase, de todo padre “es que no valoras nada, no te importa lo que me cuesta pagar las cosas que vas rompiendo… o apartando casi sin estrenar”.

Enseñanzas contradictorias, si nuestro pequeño valora mucho algo, eso tiene mucho valor, sin importar lo que de verdad ha costado en dinero. Con lo que cuando se les rompe, pierden, o estropean algo, ese disgusto es muy importante, que no se les quite con un, “no pasa nada, sólo es un juguete”, sino, más bien un “vamos a ver cómo podemos arreglarlo, para que lo sigas utilizando, vamos a buscarlo y yo te ayudo pues es muy importante…”

Dar la importancia que tiene para nuestros hijos, es educarlos en valores, valorar todo, no por el precio que ha costado, pues en ocasiones, pequeños juguetes, los más baratos, son los que más gustan, el valor sentimental es muy superior al monetario. Consiguiendo, que el dinero no sea siempre el fin, sino,

sólo parte del medio para conseguir lo que mucho valoramos. Esto, de alguna manera, se convierte en un aprendizaje para nosotros.
Es importante saber escuchar al niño

Cuando se le va prestando atención, se le va preguntando lo que han ido dando en clase, ellos mismos empiezan a tener otro tipo de interés, es como si se les enciende el interruptor, que parecía apagado.

Tenemos que conseguir, que por iniciativa, nos vayan explicando lo que han ido aprendiendo cada día. Si no hay forma, intentar preguntar sin que sientan que queremos saber más de lo que toca. Por ejemplo -Qué has aprendido hoy en clase, a ver explícamelo para saber yo también. –

Coger un hábito de recordar, saber que pueden contar con sus padres, tanto para contarles, como para preguntar sus dudas, no tengamos miedo de no saber responder, no es malo que el niñ@ entienda, que los padres hay cosas que se le pueden escapar, con lo que aquí, tenemos que ser capaces de decirles, -“no puedo ayudarte, le tendremos que preguntar al profesor/a, y me lo explicas tú”

Es una manera de que vean, que lo que están haciendo es muy importante para ellos, y los padres comparten ese aprendizaje, incluso, aunque lleguemos a sus niveles, de tanto en tanto, hacer que el niño explique, como si no entendiéramos lo que están haciendo, se consigue que el niñ@ sienta que él también puede aportar cosas interesantes, creando un ambiente de armonía en el aprendizaje.

Buscar las pautas, no es tarea fácil, pues todos sabemos que el trabajo, la casa, incluso los hermanos, absorben mucho tiempo.

Buscar un rato cada día, a ser posible las mismas horas, o encontrar tiempo el fin de semana, para dedicar a los estudios de nuestros hijos.

Observando sus juegos, sus maneras de preguntar, sus maneras de buscar que los padres les hagan caso, incluso qué hacen para que les hagamos más caso. Aprenderemos formas de captar su interés, y veremos, como incluso, no tienen tanta necesidad de ser ellos el centro de atención.

Es cuando entenderemos, que nuestros hijos no tienen problema en el aprendizaje, sino que ese aprendizaje, no siempre es el adecuado.
Los profesores hacen mucho

Con tanto cambio, en las políticas, nos podemos dar cuenta, que no son los profesores los que no muestran interés, pues ellos han de adaptarse a una burocracia tras otra. Con lo que colaborar, hará la tarea del docente, como la de los padres, sea mucho más sencilla, para que el aprendizaje llegue con más facilidad a todos los niñ@s

Es importante tener presente que nuestros hij@s, siempre están a tiempo de llegar, a lo que llaman, aprendizaje óptimo. Teniendo muy claro que aún dándole más importancias, desde el departamento, a unas materias, llamadas troncales que a otras, siendo muy interesantes las artísticas, pues desarrollan la capacidad de los niños, abriendo su imaginación, resultando todo más sencillo. Por eso, se ha de intentar ver la importancia del aprendizaje a base de juegos, manualidades, actividades con el movimiento del cuerpo, con la música… El desarrollo de la mente, no ha de ser limitada a unas materias aprendidas de una manera rígida, más bien todo lo contrario, cuanto más elásticos somos, mayor capacidad se vislumbra en el aprendiz.

Toca interactuar con mucho juego, padres e hijos, colaborar con docentes.

Toca cambiar mentalidades para que la evolución se adapte a todos.

Gracias por colaborar en la educación, en el aprendizaje.

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

0 thoughts on “Proteger al niño, que no sienta fracasar en los estudios

  1. Buen artículo Blanca, ójala pudiésemos encontrar la fórmula para mejorar nuestro sistema educativo, o mejor dicho, ójala los responsables de hacerlo tengan ganas de hacerlo…

    Saludos

  2. Hola, Jose Maira, entiendo lo que me comentas, por eso quise hacer este escrito. Hacer entender a nuestros hijos que las cosas pueden ser diferentes a como nos las pretenden enseñar, es una manera de cambiar la mentalidad, creando esperanza en un sistema que funcione muy distinto al de hoy. Al fin y al cabo, son nuestros hijos los que formaran parte del futuro, pues que vean que pueden camiar las cosas consiguiendo que el poder deje de serlo, dando paso a un sistema donde colaboremos, nos escuchemos, nos respetemos,valorando las personas y la naturaleza por encima de ese poder del que manipula a su antojo. Gracias por comentar, gracias por escuchar

  3. Blanca María, me parece muy interesante todo lo que expones…pero hemos de tener en cuenta que a los que tienen realmente el poder no les interesa que cambie el sistema educativo al igual que muchas otras cosas que no funcionan en nuestra sociedad. No quieren personas libres y con criterio, sino rebaños de seres humanos fácilmente manipulables…
    Gracas por difundir…

  4. Muchísimas gracias, Blanca María, por este artículo tan interesante, tanto para padres, tutores , personal docente, así como toda aquella persona que esté interesada en que los niños crezcan sin etiquetas, que su educación tenga una buena base, porque ésta condiciona y determina el adulto que será mañana.

    Enhorabuena y gracias.

    1. Muchas gracias Mar. Dejo mi visión para alentar que los adultos a ayudar con cariño a los futuros adultos. Pienso que un mundo con menos etiquetas, más motivaciones, empatía, siempre será más solidario donde prevalecerán las personas y la naturaleza. Muchas gracias por tu comentario.Gracias por escuchar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *