Educación AZ
5 marzo, 2019

Educando la generación de la abundancia

 

En el Cono Sur de América estamos a pocas semanas de iniciar un nuevo año escolar y los que somos profesores cargamos baterías y refrescamos estrategias para entregar lo mejor de nosotros en el Aula.

La construcción de una sociedad educacional en esta época no es tarea simple, los alumnos avanzan mucho más rápido en su estándar comunicacional, investigativo, con el uso de la tecnología que nosotros los adultos; paralelamente, la brecha que hay entre la tecnología y la sociedad en general se distancia más con respecto a los protocolos que debemos observar y promover en clases. Es decir, al mundo le decimos «la sala de clases no es tu territorio y si traes tecnología al colegio, tu conectividad con el mundo quedará desconectada en un cajón hasta el término de la clase», como si esa herramienta tecnológica no fuese una herramienta fundamental de la enseñanza.

«Inverosímil», para ser discreta y diplomática. Nada más errado, el mundo se tecnologiza al máximo, se desestructura, cada día mueren más y más paradigmas, se impulsa la creatividad como de importancia sublime para este mundo competitivo.

«En la educación del siglo XXI no deben existir las barreras tecnológicas que hoy nos imponen». Esta es una afirmación que defiendo y sostengo como consultora educacional, la tecnología es una realidad mundial y debe ser nuestro mejor cómplice, nuestro mejor aliado.

El mundo educacional está cambiando, durante el año viajo por Chile de Norte a Sur capacitando docentes en modelos emergentes, modelos investigativos, colaborativos, que permiten el trabajo en equipo, que el niño desarrolle competencias y habilidades, en vez de memorizar hechos y textos. La era del cambio en la educación está en pleno desarrollo y cada día se incorporan más rectores y maestros trabajando en ello.

La tecnología debe ser nuestro mejor cómplice

Los desafíos comunicacionales y tecnológicos que los alumnos híper-conectados traen al aula no deja de plantearnos retos fuertes y demandantes. Hoy planificamos y administramos la educación de una forma casi opuesta a como lo hacíamos antiguamente, afirmación no literal; pero, si hoy no usamos nuevas herramientas educativas es casi tan pesado como tratar de pedalear en un tanque de guerra.

Consulta la nota completa en: INED21.com


Compartir

Articulos Relacionados