1 septiembre, 2015

El diálogo como forma de pensamiento

Captura de pantalla 2015-08-31 a las 12.52.17

az: Este libro se estructura en forma de diálogo, muy a la manera del método socrático, ¿por qué es esto?

Captura de pantalla 2015-08-31 a las 12.52.35

Oscar Brenifier (OB): Platón menciona que el diálogo es una manera de pensar. Es la forma en la que podemos pasar de una perspectiva a otra, pues es necesario que algo que venga de afuera nos obligue a plantear las cosas de manera diferente. Algo que se olvida comúnmente en la enseñanza es la importancia de problematizar, debe tenerse en cuenta que no hay respuestas absolutas ni determinadas. Incluso en las ciencias exactas hay ideas que cambian, pues éstas se basan en el método del ensayo y el error. Dos y dos no siempre son cuatro, esta noción es correcta sólo dentro del sistema decimal; es justo este tipo de dudas las que sería interesante enseñar a los estudiantes.

Captura de pantalla 2015-08-31 a las 12.52.41

az: ¿Usted cree que es posible educar sólo a través de la interrogación?

OB: En la enseñanza, el diálogo puede utilizarse para aclarar problemas, crear desafíos y también para que el maestro identifique los puntos o temas problemáticos de los alumnos. Además, es una excelente técnica para introducir un ambiente dinámico en el que los estudiantes participan activamente. Pero no creo que deban abandonarse los demás tipos de enseñanza.

Platón distingue dos métodos educativos, el corto en la cual tan sólo se le transmite la información al alumno, y el largo en el que se pone en práctica la mayéutica: proceso socrático en el que interviene la duda, el debate y la reflexión. Sin embargo, hay conocimientos que no pueden adquirirse a través de la reflexión. Creo que toda educación debe tener un balance entre ambos métodos, debe haber contenido, pero procesado a través de la reflexión crítica. Debe enseñarse a los niños a emitir juicios que aprendan a argumentar y justificar sus ideas, deben saber confrontar al otro.

Captura de pantalla 2015-08-31 a las 12.52.57

az: La educación del siglo XXI busca alejarse del adoctrinamiento tradicional de siglos pasados y se centra en la experiencia y el “aprender a aprender”, ¿cree que este es el camino correcto para mejorar la educación?

OB: Pienso que no hay recetas para mejorar la educación, existen varias prácticas y quizá en ciertos entornos la técnica de “aprender a aprender” puede ser un poco vacía. Lo interesante es examinar diferentes maneras de enseñar y aprender. Los maestros deben romper la rutina, deben salir de los procesos habituales. Esto es lo que entorpece el crecimiento y la curiosidad de cualquier persona, ambas cualidades de suma importancia en el proceso de aprendizaje. Creo que cualquier educación debe crear mentes abiertas para que el espíritu se mantenga abierto y en un estado dinámico y de transformación.

Lee la entrevista completa en nuestra edición impresa.

 


Compartir

Articulos Relacionados