Educación AZ
21 enero, 2019

«En Portugal un profesor de Física no puede dar Matemáticas en secundaria»

Cuatro profesores analizan las fortalezas del sistema educativo portugués.
Ana Isabel Pereira y Óscar Iglesias son un matrimonio de profesores de secundaria; ella, de Física y Química y él, de Música; ella, portuguesa de Guarda y él, gallego de A Coruña. Entre ambos conocen muy bien los sistemas educativos de sus países y en la comparación, España sale perdiendo en algunas cosas. Las más llamativas son: la relación con las familias, la dotación de recursos complementarios, la evaluación de los procesos y la exigencia hacia los docentes.

De esto último da cuenta Ana Pereira: «Soy profesora de Física y Química en secundaria [de 15 a 18 años] y no puedo dar Matemáticas, solo si es a niños menores de 12 años». Pero no es lo habitual, y de hecho ahora está en un programa del ministerio y da ciencias experimentales de forma lúdica a niños de 6 a 10 años en una población lusa cercana a Salamanca. Óscar Iglesias, en cambio, ha dado Valores Éticos en secundaria. «No lo puedo entender», dice Pereira.

No es la única diferencia. Ella, como la práctica totalidad de los docentes portugueses, se somete a evaluaciones periódicas para ascender, y en estas, además de entregar certificados y trabajos, tiene a un profesor en clase analizando su didáctica durante un tiempo y sus alumnos deben contestar a una encuesta sobre su papel como maestra; además, si su clase saca una nota muy baja en las evaluaciones nacionales (en 3.º de ESO y 2.º de bachillerato) se analiza qué ha pasado. «La nota de un alumno no es del profesor, sino del claustro», detalla, y recuerda un caso excepcional pero real: «Un alumno con 15 en todas las materias [en secundaria las notas son de 0 a 20] tenía un 5 en una, y nosotros veíamos que el profesor estaba mal. Todos votamos y le subimos la nota».

Consulta la nota completa en: La voz de Galicia


Compartir

Articulos Relacionados