Educación AZ
12 febrero, 2019

La lentitud en la escritura

 

Muchas veces me han preguntan por qué insisto tanto en lo importante que es para los niños que escriban bien y con rapidez.

He observado este proceso en muchas ocasiones y de muchas maneras (eso no quiere decir que me haya enterado de todo lo que debiera) y posiblemente este aspecto de la escritura sea uno de los que más me interesan.

Cuando un niño escribe muy despacio, su escritura normalmente presenta incorrecciones: inversiones, uniones arbitrarias, letras escritas a trozos, falta de control del tamaño y del espacio, letras escritas empezando por abajo, dificultades para leer lo escrito… y como consecuencia, su escritura es lenta. También es imprescindible mencionar la influencia negativa que tienen sobre la escritura, entre otras cosas, la prensión incorrecta del lápiz, la posición inadecuada del cuerpo, la posición del papel o libreta, la falta de relajación…

Al escribir el niño tiene que asociar lo que escucha o lee y reproducirlo de forma escrita. Cuando el niño tiene que escribir lo que escucha, en este período de asociación los niños pierden mucho tiempo pensando cómo y qué tienen que escribir (en realidad lo que hacen es perder el tiempo descifrando) porque el aprendizaje de las reglas de los fonemas y grafemas no están suficientemente afianzadas. Al empezar a escribir ya se le ha ido la idea y no es capaz de reproducir frases o grupos de palabras de forma comprensiva. Si se le dicta hay que ir tan despacio (casi palabra a palabra) que la comprensión acaba siendo nula.

Si el niño tiene que copiar un texto, y lo hace palabra por palabra, a veces, incluso en este caso, tiene que recurrir de nuevo al texto para averiguar cómo se termina de escribir la misma palabra. Este vaivén, “escribe – mira libro”, le impide comprender lo que ha leído y cuando ha terminado de escribir la frase, ha perdido ya toda comprensión, sólo ha copiado palabras. Ha dedicado el tiempo, su atención y esfuerzo a transcribir en detrimento del pensamiento y la comprensión.

En los escritos libres aumenta la comprensión (primero tienen que pensar) pero son tan lentos escribiendo y les cuesta tanto trabajo que suelen “despachar” esta actividad lo antes posible con una o dos frases muy cortas con lo que gran parte de lo que se debería haber aprendido se ha quedado en el camino.

Consulta la nota completa en: lecto-escritura.es


Compartir

Articulos Relacionados