5 claves para lidiar con alumnos problemáticos en el aula

5 Claves para lidiar con alumnos problemáticos en el aula-educacionyculturaaz

No es secreto para nadie que parte de la docencia significa lidiar con muchos caracteres y personalidades diferentes. Se está solo frente a un grupo heterogéneo de alumnos de quienes conoces muy poco de sus vidas y tienes la gran responsabilidad de educarlos decentemente –cosa que a veces ni sus padres están haciendo-. Una tarea nada sencilla, considerando la cantidad de variables a la que te expones.

Una de esas variables son esos alumnos que nunca faltan en cualquier clase que nos hacen más complicada la situación con sus comportamientos impertinentes. Un elemento la docencia es saber cómo afrontar esta conducta.

Puedes aprender técnicas de cómo influir sobre las personas. Estas tienen la capacidad de ser muy útiles si sabes cómo ponerlas en práctica.

Pero no todo es influir sobre tus alumnos, la educación tiene muchas aristas y lo que menos se desea es que haya personas saboteando el momento en el que estamos transmitiendo información valiosa a toda la clase o ningún otro momento escolar. Por eso te presentamos algunas estrategias a continuación para que sepas cómo reaccionar en esos momentos tan poco gratos:

1.- Hazte respetar: debes hacerle saber a tus alumnos que tú eres la figura de autoridad en el salón. Esto tiene que ver con tu comportamiento, postura y vocabulario. Recuerda que no se puede exigir respeto sino que este se gana, sobre todo cuando se está tratando con un público mayor a los 10 u 11 años.

Siempre debes tener presente que el trato debe ser muy profesional y con límites bien establecidos para que los alumnos no caigan en comportamientos inapropiados frecuentemente, sino que estos sean casos excepcionales.

2.- Desarrolla estrategias de atención: tal vez no es necesario que durante toda la clase tus alumnos deban estar sentados en silencio, habrá momentos donde seguramente trabajarán en equipos, habrá bastante ruido o se zambullan en discusiones acaloradas entre ellos; por lo que recuperar la atención de los estudiantes puede resultar un poco complicado.

Por esto es necesario que desarrolles y apliques estrategias para estos momentos de tensión, pueden ser cuentas, sonidos, palabras. Queda a tu discreción lo que consideres más funcional. Todo esto con el fin de que no debas alzar la voz ni pierdas el control de tu clase en ningún momento.

3.- Toma las riendas de la situación: aunque tengas el mejor comportamiento posible, los mejores métodos de contención y merezcas el premio de profesor del año de tu instituto, a veces será imposible que escapes de ciertas conductas incorrectas por parte de algunos alumnos.

Cuando esto ocurra no dejes que la falta de uno solo de ellos te desconcentre de tu clase ni que afecte a sus iguales. Mantén la calma y hazle saber al culpable del incidente que eres comprensivo pero no tolerante, por lo que mantener esa conducta le traerá consecuencias. Si no puedes tomar las riendas de la situación, esto derivará en secuelas nada agradables a la autoridad que ejerces en tus alumnos. Se trata de cuidar la percepción que ellos tienen de ti, porque una vez pierden el respeto hacia tu persona, será muy difícil recuperarlo.

4.- Se firme en tus decisiones: si le dices a un alumno que si mantiene cierto comportamiento le traerá X consecuencia debes cumplirla. Por supuesto, estas decisiones no deben ser tomadas a la ligera, deben ser muy bien pensadas porque no son solo amenazas, sino que serán acciones a tomar a consecuencia de otras.

Por ejemplo, si un chico dice algo inapropiado durante la clase solo para llamar la atención o hacer reír a sus compañeros y le dices que si lo vuelve a hacer le bajarás puntos de conducta. Debes de verdad restárselos si el chico incurre en la misma falta.

No se trata de retarlos a ver si se atreven a más, se trata de que afronten las consecuencias de sus actos y que éstas no se queden en simples advertencias.

5.- No dejar que se torne personal: cuando un alumno incurre en estas faltas repetidamente contigo debes revisar también en tu comportamiento a ver si es que tienes cierto rechazo hacia esa persona para trabajar en esas razones antes de que la situación siga creciendo.

Por otro lado, cuando es una conducta repetida también hacia otros profesores y compañeros, no puedes dejar que te afecte. Las malas decisiones de un estudiante no pueden hacerte cuestionar tu valía como profesional y mucho menos como persona. Todos tenemos miedo a las críticas, pero depende de cada quien cómo afrontarlas. En estos casos nunca estará de más referir a los alumnos problemáticos con un profesional en esa área, ya que eso es síntoma de algo que podría estar mucho más profundo.

No todos los comportamientos de rebeldía son iguales y por ende los correctivos con cada alumno también podrían ser personalizados. Muchas veces estos actos se realizan para atraer la atención hacia a ellos y para que se detengan, lo mejor es no dárselas, sino enseñarles que hay formas positivas de ganarla.

 

Edith Gómez

3 thoughts on “5 claves para lidiar con alumnos problemáticos en el aula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *