5 razones por las que la ortografía en Internet sí importa

Captura de pantalla 2016-07-26 a las 12.07.46 p.m.

Estamos hartos de oír que ya no importa tanto escribir con corrección, que con Internet y la telefonía móvil las reglas han cambiado, que no pasa nada por sacrificar la ortografía en pos de la rapidez y la eficacia en el mensaje y que al final lo relevante es que nos entendamos. Sin embargo existen muchas razones por las que velar por una correcta utilización del lenguaje también en el entorno digital. Aquí van cinco:

1. Una ortografía incorrecta puede ser una evidencia de pobreza intelectual y cargarse nuestro deseo de ser referentes  en cualquier disciplina. Por mucho que pensemos que lo que importa es lo que sepamos y no cómo lo contemos, nuestra forma de escribir habla de nosotros y mucho. Si no cuidamos la manera en que nos expresamos, corremos el riesgo de ser juzgados más por la falta de tildes o el mal uso de la “b” y la “v” que por nuestros conocimientos sobre cualquier materia.

2. La corrección ortográfica otorga credibilidad a la información que aportamos y esto es especialmente importante si usamos la Red para vender, sea un producto o a nosotros mismos. No hace mucho el empresario de Internet Charles Ducombe, en declaraciones a la BBC, estimaba en un 50% la reducción de ventas que pueden ocasionar los errores ortográficos. Mejor no arriesgarnos a que una cuestión de ortografía eche por la borda las posibilidades de éxito de un producto de calidad.

3. Aunque  la ortografía no influye directamente en el SEO (posicionamiento) de nuestra página, sí lo hace indirectamente, según reconoció hace un tiempo el propio Google. Dicho de otra forma, las faltas no restan, pero la corrección SUMA. Los textos cuidados dan buena imagen y eso es  algo que el popular buscador tiene en cuenta a la hora de colocarnos en sus listas de resultados. Pero además se cree que Google trabaja en un algoritmo que pronto verá la luz y que castigará tanto las faltas ortográficas como la incorrección gramatical. Que nos pille confesados.

4. Internet presenta ciertas “incomodidades” para la lectura respecto a los tradicionales soportes en papel. Si a esas “incomodidades” propias del medio le sumamos un texto mal puntuado, con palabras incompletas y descuidado desde el punto de vista ortográfico, nos encontraremos con un problema de legibilidad que llevado al extremo puede provocar que nuestros potenciales lectores tiren la toalla antes de llegar al segundo párrafo.

5. Hoy existen tantas aplicaciones y herramientas online para ayudarnos a subsanar nuestras dudas o carencias  (correctores, diccionarios, enciclopedias, manuales, guías) que no cuidar la ortografía da muestras de una dejadez  difícilmente justificable. Por mencionar alguno de estos recursos, están los diccionarios de la RAE o el corrector de SignumPor eso lo imperdonable no es el desconocimiento, sino el pasotismo.

Consulta la nota en: Dexpierta

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *