A México le faltan matemáticas y filosofía para triunfar en inteligencia artificial

alphago-deepmind.jpg_423392900

México se encuentra en una encrucijada con respecto a la economía de la inteligencia artificial (AI, por su sigla en inglés). Una encrucijada en la que, para salir airosos, requerimos dos grandes músculos: uno tecnológico y otro científico, de los cuales tenemos hipertrofiado el primero y poco entrenado el segundo.

México ha producido, en promedio de 2006 a 2012, más de 21,000 programadores al año, según cifras de la OCDE. Estos estimados, sin embargo, no consideran la gran cantidad de ellos que ingresan al mercado laboral sin estudios formales de ingeniería, y que se graduaron de programas informales de capacitación que, si bien no los prepara en ingeniería, si los convierte en elementos empleables. Es un bono de talento gigantesco para el país, y podría significar una segunda oportunidad para lograr un escenario de “full employability”, no esperada desde que desperdiciamos el famoso “bono demográfico” de hace 10 años.

Este artículo es una cordial respuesta e invitación al debate para Javier Arreola y Juan Pablo Rodríguez, autores  del artículo de Forbes publicado el 20 de julio con el título “México puede triunfar en Inteligencia Artificial”.

Nuestras deficiencias estructurales

Sin embargo, este talento tiene sus deficiencias. En 1982, cuando México se preparaba para entrar de lleno al modelo neoliberal, era importante ajustar los planes de educación nacional para producir talento valioso para el modelo de maquila. En ese entonces, desde la SEP se solicitó a toda la red de universidades, tecnológicos y centros de capacitación del país que privilegiaran asignaturas y entrenamiento técnicos, restándole relevancia a materias de matemáticas avanzadas y filosofía. Las universidades autónomas tuvieron la opción de acatar o no las indicaciones de la SEP, pero los tecnológicos regionales lamentablemente no tuvieron opción.

Consulta la nota completa en: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *