Así se adaptan los finlandeses a la futura inteligencia artificial

1543582369_959154_1543583059_sumario_normal_recorte1

Según Lasse Rouhiainen, experto en tecnologías disruptivas, las universidades deben abordar reformas estructurales para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado laboral.
Por cada informe que subraya que la inteligencia artificial (IA) eliminará millones de empleos, otro llama a la calma con el mensaje contrario, destacando que esta tecnología generará un sinfín de puestos de trabajo e incluso dará lugar a profesiones que aún no existen. De hecho, Gartner pronostica que en 2020 los empleos creados por la IA superarán en número a los destruidos por esa misma disrupción: 2,3 millones frente a 1,8 millones.

Pero en la práctica ese balance positivo no se traduce directamente en oportunidades para todos. Para ilustrarlo, Lasse Rouhiainen, que acaba de publicar Inteligencia artificial: 101 cosas que debes saber hoy sobre nuestro futuro (Alienta), recurre al siguiente ejemplo: si en ese hipotético escenario un taxista se queda sin trabajo por la irrupción de los vehículos autónomos en el transporte público, quizás no lo tenga tan fácil para recolocarse rápidamente como desarrollador de chatbots u otra actividad similar por falta de conocimientos o habilidades.

“Está muy bien resaltar el impacto de la IA en cuanto a generación de empleo, pero el problema es que mucha gente que pierda su trabajo necesitará una reeducación para aspirar a esos nuevos puestos, así que todos deberíamos estar ya preparándonos para ello”, afirma Rouhiainen. Se trata de algo que ha entendido muy bien el gobierno de Finlandia, país de origen de este autor afincado en Alicante, cuyo Ministerio de Empleo y Economía publicó el pasado junio un informe que destaca la necesidad de proteger y reforzar las habilidades de los empleados en la era de la inteligencia artificial. En concreto, el Ejecutivo ha anunciado que hay que reeducar a un millón de finlandeses (el 20% de la población) para que aprendan nuevos conocimientos y habilidades, así como la idoneidad de una formación continua.

Consulta la nota completa en: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *