“¿Buen estudiante es el que saca buenas notas?”, Rosa María Torres

0017589963

El valor atribuido a las calificaciones está tan automatizado que se considera equivalente a mejor alumno.
1. Siempre se plantea la pregunta de qué es un “buen educador”. Rara vez se plantea la pregunta de qué es un “buen estudiante”. Por lo general, se da por descontado que “buen estudiante” es el que saca buenas notas, y que saca buenas notas porque es inteligente, estudioso o esforzado. Vamos a cuestionar aquí esa antigua creencia y la asociación simple buen estudiante = buenas notas. Usamos el término estudiante a falta de uno mejor.

2. El “buen estudiante” es alabado y premiado en el plantel, en la familia, en la sociedad. El sistema escolar se esmera en honores y premios para el “buen estudiante” (y en deshonores y castigos para el “mal estudiante”). Le encarga tareas de responsabilidad como portar la bandera, vigilar la asistencia o la disciplina, recibir y guiar a visitantes externos, representar al plantel en concursos y eventos, etc. Las buenas notas son generalmente predictoras de otras buenas nuevas: diplomas, galardones, regalos, viajes, becas.

3. Ser “buen estudiante” tiene también un lado oscuro: a menudo lidia con la envidia, la burla, el acoso, el bullying. Matón, matado, traga, empollón y muchos otros nombres persiguen al aplicado y al estudioso. Consejos sobre “cómo ser buen estudiante” y “cómo sacar buenas notas” advierten muchas veces acerca de los costos sociales, la pérdida de amigos, el aislamiento y hasta el odio de los demás. La ventaja comparativa de niñas y mujeres, frecuentemente mejores estudiantes que los varones, suele convertirse en desventaja, en un estigma más asociado a lo femenino.

Consulta la nota completa en: Redesib.formacionIB.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *