¿Cómo y dónde ocurre la brecha de género?

Tecnología-mujer-1023x573-1-900x573

Las instituciones educativas en Chile durante el presente año han sido interpeladas por mujeres que han hecho visible la violencia de género, el acoso y prácticas discriminatorias que, históricamente, han sido naturalizadas en instituciones educativas y espacios públicos.

Dentro de las demandas de las estudiantes se encuentran la implementación de una educación no sexista y de protocolos institucionales que sancionen el acoso.  Estas dos medidas, nos lleva a considerar, seriamente, cómo estamos entendiendo género. Esta pregunta es vital para poder responder a las demandas legítimas que se exigen hoy a las instituciones escolares y de educación superior. Cuando hablamos de género, por ejemplo, en aquellas políticas que exigen una perspectiva de género, ¿a qué nos referimos?: ¿insistiremos en que esto es solo una cuestión de ecualizar números y condiciones laborales para las mujeres (lo que es evidente); o estamos pensando en profundizar en cómo se resuelve este problema?

Dos datos desde donde se pueden situar dos tipos de problemas para entender cómo ocurre la brecha de género: (1) la diferencia entre hombres y mujeres académicas dirigiendo proyectos de investigación es significativa particularmente cuando la naturaleza de los proyectos se pone de manifiesto.  Por ejemplo, en proyectos que están más vinculados con “la práctica escolar” (como son los proyectos Explora) nos encontramos que en el año 2017, 340 proyectos fueron adjudicados a hombres versus 1.033 a mujeres.  En contraste, en instrumentos (PIA-Conicyt) orientados a generar investigación con producción de alto impacto y que requieren destrezas para generar redes institucionales, el número de hombres dirigiendo estos tipos de proyectos alcanza a 138 versus 26 mujeres. Estos números dicen algo por sí solos.

Consulta la nota completa en: La Tercera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *