El peligro de prohibir demasiado a los niños

muj2

A la hora de educar a los niños, es necesario poner límites y normas, ya que los niños los necesitan para lograr un desarrollo sano y aprender a regular y adaptar su conducta. No obstante, es importante establecer las normas y límites con equilibrio para no dañar el desarrollo emocional del niño. Prohibir demasiado a los niños tiene consecuencias negativas y puede llegar a ser tan malo como permitir demasiado.

La influencia de los estilos educativos en el desarrollo del niño

El estilo educativo de los progenitores, está determinado por una serie de creencias sobre cómo se debe educar a los niños y cuál debe ser la labor del adulto, y se manifiesta en una serie de patrones de conducta que incluyen la manera de poner normas y límites y la manera de mostrar afectos. El estilo educativo que adopten los progenitores tiene un efecto directo en el desarrollo de los niños.

Cuando se emplea un estilo educativo autoritario, el adulto hace un ejercicio excesivo de su autoridad y, a menudo, prohíbe demasiado al niño. Las normas y los límites son excesivos y este ambiente de opresión afectará negativamente a su desarrollo.

Algunas de las razones que explican estas prohibiciones a los niños son:

  •     Miedos y sobreprotección excesivos. En algunos casos, cuando los padres prohíben demasiado a los niños, se debe a sus excesivos miedos sobre lo que puede ocurrirle al niño, y en un intento de proteger, se cae en la sobreprotección.
  •     Creencia en la necesidad de emplear un papel autoritario para educar. Algunos padres creen que es necesario emplear un papel autoritario y decir que no a los niños para no malcriar y educar adecuadamente. Es cierto que los niños necesitan límites, pero cuando demasiado excesivos pueden ser perjudiciales.
  •     Desconocimiento de las consecuencias negativas de prohibir demasiado. Cuando los padres no son conscientes de las consecuencias de prohibir demasiado, pueden abusar de las prohibiciones sin comprender los aspectos negativos de las mismas.

Consulta la nota completa en: EducaPeques

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *