Educación AZ
8 febrero, 2019

Por qué la creatividad NO ES algo innato

 

¿Es verdad que algunas personas “tienen la suerte” de haber nacido más creativas que otras? ¿Es verdad que la creatividad es algo que “viene de nacimiento”? ¿Es verdad que algunas personas “tienen más predisposición a ser creativas que otras”?

El mito de hoy: La creatividad es innata.

La respuesta: la creatividad NO ES algo innato. Lo “innato”, tal vez, es el tipo de talento que tenemos.

Todos somos talentosos en algo: escribiendo poemas, dibujando, contando cuentos, jugando al fútbol, orientándonos en una ciudad, arreglando artefactos, pintando, haciendo discursos, relacionándonos con otros, cocinando, cuidando plantas, boxeando, haciendo cálculos, comprendiendo a los demás, sabiendo cómo vivir tranquilos, tocando saxofón…

Hay distintos talentos: matemáticos, lingüísticos, interpesonales, musicales, espaciales, corporales, intrapersonales, naturalistas, espirituales.

Esto es lo que nos diferencia, esto es lo que nos hace distintivos, esto es lo que nos hace únicos y originales.

Lo que generalmente se denomina “inteligencia” (”eso” que hace que un niño se destaque en Lengua y Matemática) es una forma de inteligencia. En realidad dos: inteligencia lógico-matemática y lingüística. Que, hoy, también se las puede llamar talentos.

Es erróneo decir que alguien es “inteligente” porque es “bueno calculando” y alguien “creativo” porque es bueno pintando. En realidad, ambos son talentosos o (si quiere utilizar la palabra “inteligencia”) ambos son inteligentes de diferente manera.

Cada persona nace un “cóctel” único y particular de talentos potenciales. Un poco de uno, mucho de otro, algo de algunos y prácticamente nada de uno en particular). El hecho de que haya gente totalmente negada o especialmente dispuesta para ciertos talentos es un buen indicio para determinar que “eso” es un talento.

Y no hay un talento (o inteligencia) denominado “creatividad”. La creatividad es algo que se logra:

– Desarrollando nuestros talentos. Porque nacemos con el potencial pero, luego, tenemos que desarrollarlo: aprendiendo, practicando, probando, insistiendo.

– Combinando nuestros talentos. La creatividad suele diferenciarse de la “excelencia” por el hecho de “mezclar lo que otros aún no han mezclado”.

– Aplicando nuestros talentos a proyectos significativos para nosotros y para los demás.

Consulta la nota completa en: www.marianoramosmejia.com.ar


Compartir

Articulos Relacionados