Educación AZ
14 mayo, 2019

Aprendizaje servicio: uniendo escuela y comunidad

La aportación del pedagogo John Dewey a inicios del siglo XX ya estaba centrada en la relación entre educación, vida cotidiana y comunidad. El aprendizaje servicio toma esta idea y lo vincula con otros aspectos como el voluntariado o el compromiso cívico. El ApS plantea la ayuda mutua, la solidaridad o la cooperación entre compañeros como mecanismo de progreso personal y social. En un momento en que cada vez somos más individualistas y competitivos, el aprendizaje servicio nos permite reforzar valores como el altruismo, la autoestima o el compromiso además de otros aspectos que entroncan con la educación:

  • Fomenta el interés y el espíritu crítico. Parte del ApS está fundamentado en la necesidad de vincularlo con necesidades reales de la comunidad a la que pertenecen los alumnos y para ello es necesario detectarlas.
  • La voluntad de participación y el compromiso es clave, tanto para los educadores como para los alumnos. En algunas experiencias, la participación es obligatoria. En otras, hay diferentes niveles de compromiso, pero lo importante es asegurar la participación activa (ya sea guiada o de forma autónoma) de los alumnos ya que está basado en una experiencia real.
  • Hay que aplicar conocimientos humanísticos y sociales a la realidad. El origen del ApS debe partir de una reflexión estructurada y una preparación académica que luego se transforme en un servicio a la comunidad.
  • El éxito educativo esta vinculado al compromiso cívico ya que este tipo de actividad está ligado a las necesidades reales de la comunidad, se trata pues, de un servicio solidario que social permite conectar los problemas con aspectos humanos y personales.
  • Permite fomentar la autonomía (siempre según el tipo de proyecto) y la creatividad. Además, se trata de un aprendizaje eminentemente activo.

Consulta la nota completa en: Aula Planeta


Compartir

Articulos Relacionados