Emprendimiento
21 marzo, 2019

Bosques y educación, catalizadores para transformar nuestro mundo

 

Hemos llegado a un punto de inflexión histórico. La ciencia demuestra que el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación de los recursos cruzan los límites de resiliencia del planeta.

“La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”, dijo Nelson Mandela. Esta reflexión se vuelve más importante que nunca en la actualidad cuando necesitamos transformar nuestro mundo a un ritmo y una escala nunca vistos. Dicha transformación es necesaria porque hemos llegado a un punto de inflexión histórico. La ciencia demuestra que el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación de nuestros recursos naturales son síntomas claros del hecho que estamos cruzando los límites de resiliencia del planeta.

En este contexto, es urgente que la educación ejerza de motor de cambio para construir un futuro donde nuestra sociedad prospere dentro de los extremos ecológicos del planeta en base a una economía basada en el uso sostenible de recursos renovables. Para ello, aunque parezca paradójico, es importante superar la dicotomía entre economía y ecología, y crear un nuevo paradigma donde economía y ecología se refuercen mutuamente y sean las dos caras de la misma moneda: un futuro sostenible.

Un estudio reciente de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, demuestra que crecer cerca de entornos con vegetación se asocia con un menor riesgo de trastornos de salud mental en la edad adulta. Además, la ciencia sugiere que el aprendizaje en espacios naturales como bosques, puede tener, no sólo actitudes positivas en cuanto al entorno natural, sino que también mejora las habilidades interpersonales, incluyendo la comunicación, el trabajo en equipo y la adquisición de conocimientos.

Consulta la nota completa en: El País


Compartir

Articulos Relacionados