Sin categoría
15 junio, 2018

Los smartphones y la enseñanza de la ciencia

IMG_20180609_133753

“Los Smartphones y la Enseñanza de la Ciencia,” fue el título de los dos talleres que dimos junto a Cecilia Cabeza, en la Primera Jornada de Ciencias Ceibal, el pasado sábado 9 de junio 2018, en las instalaciones del LATU, en Montevideo.
¿Los celulares molestan en clase?

La última década ha sido dominada por el ascenso de los smartphones, que masivamente se han instalado en casi todos los aspectos de nuestras vidas. En educación han despertado interés y preocupación por partes iguales. Calificando a estos dispositivos como distractores de lujo, muchos docentes han recurrido a la exclusión de los dispositivos del aula, a veces mediante una caja en la que se guardan para ser devueltos al finalizar la clase. Otras veces han sido las instituciones educativas quienes han tomado medidas reglamentado su uso y en casos más extremos han sido los gobiernos, como ocurre en Francia, donde recientemente se ha votado la prohibición del uso de los smartphones en las escuelas y colegios, incluso durante los recreos. En Uruguay y en Colombia fueron tristemente célebres los casos de dos profesores universitarios que renunciaron a sus respectivos cargos por el cansancio de “pelear contra los celulares”.

En contraste con todo esto, muchos docentes, instituciones y hasta gobiernos han empezado a reconocer que la prohibición de los dispositivos no es la solución. La exclusión no solo genera ansiedad en la mayoría de los casos, sino que además no garantiza el compromiso de los estudiantes en el aula. Por citar un ejemplo, en 2016 se derogó la resolución que desde 2006 prohibía el uso de los teléfonos en las aulas de las escuelas y colegios de Buenos Aires. Entre los argumentos para regresarlos a las aulas se ha mencionado el hecho de que hoy en día los teléfonos se han convertido en computadoras que sirven para mucho más que hacer llamadas y que como tales están aptos para ser aprovechados como aliados didácticos, en lugar de ser vistos como enemigos. Dicho de otro modo, el smartphone es una herramienta útil siempre que se la use correctamente. Y esa es una de las claves, aprender a usar estas herramientas para sacarles partido en el ámbito educativo.

Nuestra posición personal sobre el tema es muy simple: La tecnología está aquí y nos acompaña a todas partes, por lo tanto en lugar de excluirla del proceso educativo, parece ser bastante evidente que la solución más inteligente sería aprovecharla como herramienta didáctica.

Consulta la nota completa en: Martín Monteiro


Compartir

Articulos Relacionados