3 junio, 2015

Normas para que tus hijos utilicen las redes sociales responsablemente

Desde la aparición del Internet y los celulares, las formas de comunicación han cambiado drásticamente. Las nuevas generaciones están en constante contacto a través de diversos servicios y plataformas en línea. ¿Pero sabes cómo educar a que tus hijos utilicen estas herramientas responsablemente?
Niños-y-redes-sociales

La educación de los hijos antes se limitaba a formar jóvenes con valores y conocimientos para la vida real, que tuvieran un buen desempeño en la escuela para que después pudieran estudiar y obtener un buen trabajo. Pero ahora la vida real no es la única en la que los jóvenes viven, existe un mundo virtual igual de complejo y variado. Como padres de familia debemos tomarnos el tiempo para entender y comprender la importancia de este nuevo paradigma. Por que a final del día, los responsables del comportamiento de los hijos son los padres, ya sea en la vida real o en la virtual.

Si no sabes por donde comenzar, te dejamos algunos útiles consejos para lograr que tus hijos sean responsables y no comprometan su seguridad en línea.

No prohibir

Lo más común es que los padres de familia pongan como regla que hasta cierta edad los niños no pueden tener acceso a estas redes sociales. Prohibirles tener una cuenta en Facebook, Twitter o Instagram no logrará nada, pues tus hijos —y más cuando comienzan la edad adolescente— harán lo que ellos quieran, sin tener que pedir permiso a nadie. Lo que sucederá es que ellos crearan una cuenta a la que tu no tendrás acceso, una cuenta en la que no tendrás control alguno. En cambio, si los apoyas y hablas con ellos al respecto, formarás parte de su comunidad en línea y podrás saber cuándo haya cometido algún error o esté en peligro.

No olvides que seguro tienen más de un dispositivo para conectarse

Algunos padres creen que teniendo el control de la computadora o televisión es más que suficiente para protegerlos, pero recuerda que hoy en día las consolas de videojuegos, tabletas, smartphones, etc. son dispositivos inteligentes con acceso a Internet. Así que si vas a poner reglas sobre la restricción del uso de Internet, asegúrate de incluir también estos aparatos.

Lo principal es protege la privacidad

Aunque el Internet y los smartphones nos permiten estar en comunicación permanente con nuestros conocidos, es importante que entiendas que tan sólo a unos pocos clics también podemos estar en contacto con cualquier persona, con desconocidos que bien pueden ser impostores, trolls o incluso criminales.

Para proteger su identidad y asegurar su seguridad, es importante que les enseñemos algunas normas básicas para utilizar el Internet. Las normas básicas son:

  • No reveles tu nombre completo
  • No des la dirección de tu casa o escuela
  • Si algún desconocido intenta ponerse en contacto contigo, informa a tus padres
  • No publicar imágenes que den a conocer nuestra localización exacta
  • Desactivar la opción de geolocalización automática de los smartphones

La regla de oro: no todo es juego

El primer error que se cometer al utilizar Internet es tener la impresión de que lo que se haga o diga en este medio de comunicación es “solo un juego”, que no tiene consecuencias en la vida real. El no tener a la persona con la que se está comunicando enfrente de nosotros, nos impide tener todas las características de una conversación tradicional, siendo el más importante el no verbal (gestos, movimientos, entonación, expresiones faciales, etc.). Por ello se debe tener cuidado con qué se dice y cómo se dice pues es muy fácil confundir las intenciones de las palabras sin el contexto no verbal al cual estamos acostumbrados.

El segundo error es no darle importancia a lo que se publica en línea. Nunca se puede saber a quién va a llegar esta información (conocidos o desconocidos), por lo cual hay una simple norma que debes pasar a tus hijos: no publiques o escribas nada en Internet que no dirías o harías también en persona. Además, es bueno recordar que una vez publicado algo en línea es muy difícil borrarlo, pues siempre quedan registros de tu actividad, algo que en un futuro puede incluso llegar a perjudicar nuestra imagen profesional.

Debe haber confianza y acuerdos justos

A veces para asegurar la integridad de los hijos los padres pueden llegar a tomar medidas extremas que tan sólo envían a los hijos un mensaje de que hay falta de confianza en la relación hijo-padre. Por lo tanto es importante que las decisiones que tomes sean bien explicadas y justificadas, de esta manera tu hijo entenderá el porqué de las reglas y lo motivará a seguirlas.

¿Está de acuerdo con darte su contraseña? ¿Quiere añadirte como amigo? La opción más realista es llegar a un acuerdo de control parental, en el que los hijos tengan cierta libertad pero que estos servicios de control parental te alerten en momentos específicos: la aparición de ciertas palabras clave en chats o búsquedas, el bloqueo de algunas páginas web, etc.

También es útil establecer algunas “reglas administrativas”,  como un horario fijo en el que puedan utilizar la red (hasta que hayan hecho la tarea, o hasta cierta hora en la noche) o que el uso de los celulares pueda ser revocado en caso de mal comportamiento.

Mantente alerta con el acoso

Uno de los mayores peligros que tus hijos pueden experimentar en las redes sociales es el ciberacoso, o ciberbullying. Comparado con el acoso tradicional, hay dos diferencias que tienes que tomar en cuenta: el ciberacoso tiene lugar todo el tiempo —no sólo durante las horas escolares— y, debido a que no es cara a cara, puede ser incluso más exagerado y violento.

Como adultos puede ser fácil restarle importancia a este tipo de acoso, pero éste es igual de peligroso pues provoca una gran cantidad de presión emocional sobre los jóvenes. Es importante hacer un esfuerzo e investigar la situación, y más si tu hijo presenta alguno de los síntomas: mal humor y depresión, miedo, aislamiento, etc. Hoy en día hay varias organizaciones que pueden ayudar a los padres en este aspecto, pero si no tienes acceso a estas, una de las mejores opciones es contactar a las autoridades escolares.

Hay la posibilidad de que tu hijo sea el que esté realizando el acoso a otros. En este caso tu reacción debe ser inmediata y muy rigurosa; debes explicar que este tipo de comportamiento es algo muy serio y peligroso que tiene consecuencias muy graves.

Conviértete en su guía

La mejor manera de no perder el contacto con tus hijos cuando empiezan a introducirse en el mundo online es entrar a este mundo junto a ellos. Podrías ayudarles a configurar su cuenta de Facebook y activar correctamente todos los ajustes de privacidad, etc. Acompáñalos y dales la mano, así no sólo mantendrás el contacto con ellos sino que su seguridad será mayor y tú estarás más tranquilo.

 

Por: Redacción AZ, con información de Kaspersky Lab


Compartir

Articulos Relacionados