12 enero, 2017

Reflexiones pedagógicas

jose_santos_valdes_1954

Hombres ilustres que dieron mucho por la educación.
Hace unos días recibí el libro Aguilera M yA (Maestros y Aprendices), 90 años en la educación de México. Reseña histórica de la Escuela Central Agrícola, fundada e inaugurada por el presidente Plutarco Elías Calles, el 19 de diciembre de 1926, en Santa Lucía Durango con el lema “Enseñar a Enseñar es Nuestra Gloria”, que me envió mi entrañable condiscípulo Rubén Martínez Jurado. Obra escrita por José Antonio Rocha Núñez y César Iñaki Rocha Montenegro, padre e hijo egresados de nuestra alma mater y por lo tanto dos aguiluchos distinguidos.

Al introducirme en su contenido me percaté que la institución, en sus 90 años, de Central Agrícola pasó a ser Regional Campesina, Práctica de Agricultura y Escuela Normal Rural.

En ella se pondera la recia personalidad del maestro José Santos Valdés, quien fuera su director en su modalidad de Escuela Central Campesina entre 1934 y 1935, en este último año redactó de puño y letra, el Manifiesto para la celebración del Primer Congreso Constitutivo de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, la gloriosa (FECSM).

Por eso hacemos reseña de hombres ilustres que dieron mucho por la educación.

José Santos Valdés

Nació el 1 de noviembre de 1905, en la comunidad de Camargo, municipio de Matamoros, Coahuila, muy cerca de Torreón, que es la capital de La Laguna, pese a su brillante trayectoria pedagógica en las escuelas normales rurales, sin falsa modestia, él siempre se autocalificaba diciendo “Soy un humilde maestro rural”. Quienes los conocieron y supieron de sus sueños, su amor por los niños y sus discípulos en las normales rurales, lo consideran “un gigante de la Escuela Rural Mexicana”.

En la pedagogía oaxaqueña también encontramos figuras señeras, entre ellas José Vasconcelos, Abraham Castellanos y Policarpo T. Sánchez.

Policarpo T. Sánchez

Hombre de excepcional cultura general, prolífico escritor de obras pedagógicas, varias veces director de la Escuela Normal de Oaxaca, Dejó un epitafio que debe ser conocido por quienes ejercen la noble profesión de maestro. “Declaro haber ejercido mi carrera con absoluta honradez, dentro de la más alta austeridad. Tuve muchas oportunidades de encumbrarme: pero jamás tuve innobles aspiraciones”.

Ventura López Sánchez

Él nació en San Sebastián Yutanino, en el distrito de Sola de Vega. Aprendió a leer a los 16 años. Se graduó como profesor rural en la Escuela Normal de San Antonio de la Cal. Destacó en la política sindical magisterial. Trabajó en el medio rural y en el urbano, fue un exitoso empresario de material escolar y fue fundador de la Proveedora Escolar.

Consulta la nota completa en: Imparcial Oaxaca


Compartir

Articulos Relacionados